Categoría: Manuela Carmena

El crepúsculo de Aguirre: ni alcaldía ni Moncloa (Vozpopuli)

  • “Por si acaso, nos llevamos antorchas y tridentes, no sea que haya que ir a matar al monstruo”. El ‘monstruo’, cabe pensar, es Esperanza Aguirre. Y el tuit convocaba a la fiesta de las Vistillas y hacía alusión a una posible reedición del ‘tamayazo’. No hizo falta. Carmena fue elegida alcaldesa de la capital. ¿Y Aguirre? ¿Cuál va a ser el futuro de la ‘lideresa’ en su fase crepuscular?

José Alejandro Vara

Esperanza Aguirre observa a Manuela Carmena en la Asamblea de Madrid.

Esperanza Aguirre observa a Manuela Carmena en la Asamblea de Madrid. – Foto EFE

‘Antorchas y tridentes’, clamaban en la red simpatizantes de Podemos para convocar a la ‘verbena ciudadana’ organizada en las Vistillas en honor y gloria de Manuela Carmena, la exjuez de 72 años que logró doblarle el pulso electoral a la candidata del PP a la alcaldía de Madrid. A la aguerrida Aguirre, símbolo, enseña y penúltimo combatiente de un PP que apenas bracea para intentar sobrevivir.

Nadie como Esperanza Aguirre, salvo quizás José María Aznar, despierta tanta inquina entre la izquierda. Aparece el nombre Aguirre y se incendian las redes, se inflaman las tertulias, revientan las columnas (de prensa), se enervan los oradores y se soliviantan las turbas. Tanto que algunos cernícalos, aislados, eso sí, pretendían incluso acudir a un amable fiestorro popular disfrazados de descamisados de Novecento, hoces y rastrillos en ristre, por si el ‘monstruo’ revive. Esto es, por si se producía una segunda edición del ‘tamayazo’. No hubo tal. Juan Carlos Monedero levantaba el puño como un adolescente desde el balcón de invitados con grititos de ‘sí, se puede’.

Algunos amigos de Aguirre comentan que está muy afectada, dolida, tocada. Tantos fieles colaboradores ahora sin cargo, ni puesto, ni sueldo, ni horizonte claro

Reapareció la lideresa en la ceremonia de formación del Ayuntamiento e investidura de la nueva alcaldesa. Seguramente, su ceremonia más triste y su votación más amarga. “Todos y todas los madrileños ya son alcaldesas”, dijo Carmena. ¿Y alcaldesos?. El espeso manto de silencio de dos eternas semanas en el que se sumergió Esperanza Aguirre tras el resbalón electoral había hecho mucho ruido. Rumores y especulaciones anegaban cenáculos y redacciones. Los medios informativos son su biotopo natural. No sabe vivir sin ellos, nadie como Aguirre trisca con tanta soltura entre micrófonos agresivos o inhóspitos platós. Este largo mutismo ha alimentado la serpiente de verano sobre su renuncia definitiva, su paso al costado sin retorno. Su adiós. Triste, solitario y… ¿final?

Aguirre no enviaba señales de una decidida voluntad de reinventarse, políticamente hablando. Al menos de momento. Con ella nunca se sabe. Su familia le ha presionado con insistencia para que lo deje. Ya toca. El puente del Corpus fue muy largo y mucho se habló de ello en el ámbito más íntimo. Algunos amigos comentan que está muy afectada, dolida, tocada. Tantos fieles colaboradores ahora sin cargo, ni puesto, ni sueldo, ni horizonte claro. En el partido piensan que ha culminado ya su última y definitiva etapa. Y que no habrá más. Le reclaman incluso a Rajoy que cierre este incómodo capítulo y, si la protagonista no cede, que monte una gestora en Madrid y se acabe de una vez el baile. Temen que se atrinchere en la presidencia regional y que hasta prepare, como anunció en su momento, un congreso extraordinario refundacional para emerger como el ave Fénix: de entre las cenizas. Nunca se sabe. Aguirre este sábado evidenciaba enormes ganas de seguir en la brega, de fiscalizar el trabajo de los podemistas municipales y de… lo que toque.

Su victoria del 24-M no fue suficiente para lograr la alcaldía. Siete mil malditos votos le faltaron, una nimiedad, apenas cinco manzanas del barrio de Salamanca. Un PSOE demediado y estéril le abrió las puertas del Consistorio a la plataforma de Podemos. Y así, el comparsa Antonio Carmona se convirtió en jocundo palafrenero de la ignota Manuela Carmena. Casi un cuarto de siglo después, el ayuntamiento madrileño cambiaba de color. “Adiós Botella, adiós PP”, coreaban los cantables de los Chueca/friendly, fans de Manuela.

Artículo completo en Vozpopuli

¡¡¡Hoy estamos de fiesta!!!:

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid(EL PAÍS)

La portavoz de Ahora Madrid logra 29 votos en el pleno, la mayoría absoluta

CARMENA SE PONE “AL SERVICIO DE LOS MADRILEÑOS”.La nueva alcaldesa, esta mañana en el consistorio su proclamación. / EFE / ATLAS

La candidata de Ahora Madrid, Manuela Carmena, ha sido investida a las 11.30 alcaldesa de la capital con el voto a favor de los 20 concejales de su formación y los nueve ediles socialistas capitaneados por Antonio Miguel Carmona. Esperanza Aguirre (que a la entrada aseguró: “Vamos a cumplir con el deber que nos han encomendado los madrileños, que es estar en la oposición”) ha obtenido el voto de los 21 concejales del Partido Popular. Y Begoña Villacís ha tenido el respaldo de los siete concejales de Ciudadanos. La grada de invitados ha estallado en aplausos al grito: “¡Sí se puede!”.

 A la sesión de investidura han acudido, entre otros, todos los exalcaldes (Ana Botella, Alberto Ruiz-Gallardón, Juan Barranco y José María Álvarez del Manzano). Manuela Carmena ha presidido la mesa de edad, como la concejal más mayor, para dirigir la votación; además de saludar a las autoridades, como el secretario del Pleno, ha saludado también a “todos los madrileños”. Cuando ha llegado el momento, Carmena ha aceptado su acta de concejal acatando sus obligaciones con un: “Sí, prometo”. Otros, como los concejales de Ahora Madrid Jorge García Castaño, Carlos Sánchez y Mauricio Valiente, han usado la fórmula: “Sí, prometo por exigencia legal”. Guillermo Zapata, también de Ahora Madrid, ha incluido una coletilla en latín: “Todo es de todos” (“Omnia sunt communia”).

A la hora de votar, la socialista Rommy Arce ha enseñado su papeleta para evitar cualquier suspicacia, dado lo ajustado de la votación, en caso de que Carmena no sumara los apoyos necesarios y fuera elegida alcaldesa Esperanza Aguirre.

“Quiero lo primero dar extraordinariamente las gracias a los madrileños. Somos servidores de los ciudadanos, estamos aquí porque ellos así lo han decidido. Queremos gobernar escuchando, que nos llamen por nuestro nombre de pila, que nos tuteen, que sepan que somos sus servidores”, ha iniciado su discurso la nueva alcaldesa. Ha dado las gracias a sus votantes, “los muchísimos ciudadanos que han apostado por el cambio”, tantos que para ella fue “una grandísima sorpresa”. Y “a los madrileños que no nos han votado”, añadió.

El pacto rubricado ayer entre los líderes de Ahora Madrid y del PSOEno sólo ha convertido a Carmena en alcaldesa en la sesión de investidura celebrada esta mañana, sino que le dará vía libre además para llevar a cabo las propuestas más relevantes de su programa electoral. Entre ellas, algunas que han causado cierta polémica como la paralización de las grandes operaciones urbanísticas en curso o la auditoria de la deuda y los contratos municipales.

Tras la sesión de investidura, Carmena celebrará su primera junta de gobierno, en la que elegirá a los concejales que dirigirán la ciudad. La primera teniente de alcalde y concejal del área de Equidad, Derechos Sociales y Vivienda será Marta Higueras; Inés Sabanés (Equo) llevará Medio Ambiente; Javier Barbero (Podemos), Prevención Ciudadana, Seguridad y Salud; Pablo Soto (Podemos), Participación Ciudadana y Transparencia; Carlos Sánchez (IU), Economía y Hacienda; José Manuel Calvo (Podemos), Desarrollo Urbano Sostenible; y Guillermo Zapata (Ganemos), Cultura y Deportes. Rita Maestre (Podemos) será la portavoz del Gobierno.

Al acto asistieron los principales líderes de Podemos, partido integrado en Ahora Madrid, entre ellos Íñigo Errejón, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/06/13/madrid/1434187568_148301.html

http://elpais.com/elpais/2015/06/13/album/1434193637_630516.html#1434193637_630516_1434196143

Botella deja Valdemingómez sin director, con un concurso amañado por constructoras, otro sin cerrar y en pérdidas (Sabemos digital)

Ana Tudela

Gallardón ideó en 2005 un macroproyecto para obtener gas de las toneladas de basura que produce la ciudad de Madrid y con él generar electricidad, dar luz a hogares y energía a autobuses de la EMT. Tras unos costes en la construcción de tres nuevas plantas de generación y tratamiento del gas de 78 millones de euros (un 54% por encima de lo licitado) y tres años de preexplotación concedidos sin concurso ni publicidad que costaron otros 42 millones, ACS, FCC, Sacyr y Ferrovial amañaron el concurso para repartirse la gestión hasta 2026. Las plantas de biogás, que ahora vierten a la red de Enagás la mayor parte de su producción, no han superado aún los 2 millones de euros de ingresos al año.

La cáscara de la naranja con la que se ha hecho el zumo esta mañana, el tetra brik de leche que ha arrugado y metido en la bolsa de los envases después de cortar el café y el cartón de los cereales acabarán en Valdemingómez, el gigantesco complejo en el que se gestiona la basura de la ciudad de Madrid (además de la de Rivas Vaciamadrid y Arganda) desde 1978, cuando empezó a funcionar el antiguo vertedero, ya sellado. Una macroestructura perteneciente al Ayuntamiento de la capital que creció a lomos de una buena idea: gestionar los residuos para reciclar todo lo posible por un lado, y generar abono y energía mediante el tratamiento de la basura orgánica por otro.

Desde aquella idea original al día de hoy, al Parque Tecnológico de Valdemingómez, como se llama el complejo, le ha pasado casi de todo: un alcalde como Alberto Ruiz Gallardón, tendente a sobredimensionar los proyectos, que decidió en 2005 sacar a concurso la construcción de tres plantas nuevas de transformación de la basura en gas; un concurso en el que participaron algunas de las grandes constructoras españolas, que Competencia demostró que fue amañado; una mala planificación y cambios sobre la marcha que fueron disparando los costes. Solo le faltaba un cambio en la regulación energética por parte del Gobierno del Partido Popular que ha convertido en complicada por no decir ruinosa la fórmula de generación de electricidad que fue la idea original de las nuevas plantas de Valdemingómez.

El próximo Gobierno del Consistorio, que los pronósticos de posibles pactos apuntan que estará liderado por la jueza Manuela Carmena, tendrá que lidiar con la situación y para ello no contará ni tan siquiera con un máximo responsable de Valdemingómez al que dirigirse a la hora de organizar el plan futuro. La directora general del Parque Tecnológico, ex directora en realidad, Myriam Sánchez Porcel, abandonó el barco poco antes de celebrarse las elecciones. Su cese fue aceptado con fecha efectiva del pasado 1 de mayo.

Artículo completosabemosdigital

 

 

 

 

El PSOE hará alcaldesa de Madrid a Carmena sin entrar en su gobierno (EL PAÍS)

  • Los socialistas respaldarán la investidura de la candidata de Ahora Madrid pero su líder municipal, Antonio Miguel Carmona, no será vicealcalde del Ayuntamiento de la capital

Carmona, a su llegada a esta mañana la sede del PSM. / ÁLVARO GARCÍA

El Partido Socialista apoyará a Ahora Madrid para que Manuela Carmena se convierta en alcaldesa de la capital y acabe con 24 años de gobierno del Partido Popular. Falta aún completar una negociación que se inició ayer con una reunión en la que, según el candidato socialista, Antonio Miguel Carmona, “no se concretó nada”. Pero la dirección federal, a la que Carmona ha dejado la decisión final sobre este acuerdo, prefiere brindar a Ahora Madrid su voto en la investidura y luego cerrar pactos puntuales durante el mandato, sin entrar así en el gobierno municipal. “No tengo ninguna ambición de ser vicealcalde, no está en mi cabeza”, ha asegurado esta mañana el candidato socialista.

Ahora Madrid (la formación que integra a Podemos y Ganemos) obtuvo 20 concejales el pasado domingo, frente a los 21 de la presidenta del Partido Popular madrileño y candidata municipal, Esperanza Aguirre. Carmona sumó nueve; y Begoña Villacís (Ciudadanos) obtuvo siete. La votación para decidir la alcaldía se celebrará el 13 de junio: si ningún candidato logra mayoría absoluta, es decir, 29 concejales, la alcaldesa será Aguirre como número uno de la lista más votada en los comicios.

Pese a ser el tercer partido en número de concejales, el PSOE podría cobrarse la pieza de enviar a la oposición a Aguirre, una de las dirigentes con mayor relevancia pública en el PP, a la que su victoria pírrica del pasado domingo ha dejado muy debilitada a nivel interno.

Esta mañana, el candidato socialista ha dejado claro que votará a favor de Carmena.“Sólo hay dos calles, el PP y Ahora Madrid, ¡qué le vamos a hacer!”, se lamentó, para indicar a continuación cuál de ellos va a transitar su partido: “Queremos un cambio contundente, por respeto a nuestros votantes”. A Carmena, “una bellísima persona”, sólo le puso una condición: “Tiene que cumplir las expectativas mínimas del PSOE de transformar esta ciudad. Si lo aceptan bien, y si no lo aceptan mal”.

Ayer, Aguirre ofreció a Carmona sus votos para apartar a Ahora Madrid del gobierno municipal. “Que Madrid tenga una alcaldesa que quiere utilizar la alcaldía como trampolín para romper el sistema democrático y occidental, para llegar a ser la primera fuerza, debe hacernos reflexionar”, explicó la presidenta del PP madrileño. Aguirre está “completamente a favor” de llegar a un acuerdo con el PSOE y Ciudadanos que convierta en alcaldesa a Villacís, o sólo con los socialistas (“no es tan raro”, afirmó) para encumbrar a Carmona.

  El “no rotundo” de Carmona a Aguirre

“Yo le di un no rotundo, no queremos ser alcaldes los que hemos quedado como tercera fuerza. Jamás seré alcalde con apoyo del PP. Mi decisión de no ser alcalde con los votos del PP es irrevocable”, ha reiterado esta mañana Carmona. Ya lo dijo ayer, como también lo dijo el presidente de la gestora que dirige el PSOE en Madrid, Rafael Simancas: “Ni por acción, ni por omisión. Posibilidad cero”.

Carmona, debilitado también a nivel interno por su derrota y completamente fuera de la órbita de Simancas, dice contar con “el apoyo absoluto” del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Primero, para seguir como líder del grupo municipal socialista durante todo el mandato. Pero también para cerrar un acuerdo con Ahora Madrid. Sánchez ha dado libertad a los candidatos municipales y autonómicos para explorar acuerdos de gobierno en sus territorios con Podemos y Ciudadanos. Con el PP, nunca.

Eso incluye tanto pactos de investidura como de gobierno. En Madrid, la opción elegida es la primera, según fuentes socialistas municipales y regionales. Carmona, sin embargo, esta mañana ha asegurado: “La decisión la tomaremos la comisión ejecutiva federal y la gestora, sea cual sea mi opinión, la tomaremos conjuntamente”. Así, emplazó a esperar al comité federal del PSOE que se celebrará el próximo sábado.

Los “mínimos” de Ciudadanos

“El bienestar de los madrileños será nuestra prioridad durante los diálogos con el resto de fuerzas”, ha señalado en un comunicado la candidata municipal de Ciudadanos, Begoña Villacís, en relación a sus conversaciones con PP, PSOE y Ahora Madrid para elegir a la alcaldesa de la capital. “Ponemos sobre la mesa una serie de mínimos que deberán ser aceptados por cualquier fuerza que quiera nuestro apoyo”, añadió. Esos mínimos son: “Alivio fiscal, despolitización y optimización de recursos, transparencia y blindaje frente al fraude, y cohesión social”. “Nos mantendremos firmes para que se cumplan las propuestas que consideramos clave para los ciudadanos, como la bajada del IBI, la reducción de altos cargos, ley de segunda oportunidad ante desahucios, la transparencia en todo proceso de contratación o garantizar la salud y nutrición de la infancia”, añade Villacís.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/05/27/madrid/1432723438_308111.html

Aguirre, el cuarto turno y los abogados de Atocha (Nueva Tribuna)

La candidatura a la alcaldía de Madrid se presenta reñida, y es un objetivo estratégico para la lideresa del PP. Es obvio que encuentra en la cabeza de lista de Ahora Madrid una adversaria muy potente. Esa es la razón por la que en una entrevista – posiblemente en dos, en la de la sexta y en la SER, a lo que parece – , se refirió a Manuela Carmena en estos términos: “La llamo jueza pero no es jueza, es del cuarto turno. Es abogada laboralista que estaba con los de Atocha, entonces miembros del Partido Comunista”. Lo que venía a querer decir es que fue nombrada jueza por el poder político como compensación al Partido Comunista por las muertes “de los de Atocha”, miembros del mismo.

No es necesario comentar la frase, la banalización del crimen del fascismo y la sugerencia clara de que Carmena utilizó en su provecho el asesinato de sus compañeros. Lo dice además cuando acaba de fallecer Lola González Ruiz y se ha realizado un homenaje multitudinario a su memoria por parte de gente que sí valora la dedicación y el trabajo colectivo de tantas y tantas personas que se dejaron la piel, sus sueños y su juventud en conseguir la democracia. El desprecio hacia “los de Atocha”, descalificados por ser comunistas, se une a la imputación de que la que se presenta como jueza ni lo es – porque no pasó una oposición, sino que fue designada por el poder político – ni es tampoco demócrata ya que militó en el Partido Comunista, una asociación ilícita de signo totalitario para la marquesa de Casa Valdés. El desprecio hacia la lucha antifranquista y la carencia del mínimo respeto democrático hacia unas personas que dieron su vida por la libertad de tantos otros, es la expresión perfecta del pensamiento reaccionario del PP. No está sola. Como ha recordado Alejandro Ruiz-Huerta,  su compañera de partido, María Dolores de Cospedal, suprimió en Castilla La Mancha el premio “Abogados de Atocha” que hoy felizmente organiza en su lugar la Unión Regional de CCOO de Castilla La Mancha, que por cierto premió a la jueza Manuela Carmena con el mismo hace dos años.

Leer artículo completo en: Nueva Tribuna