Categoría: Madrid

Llegó la hora de decir adiós…

NO TE RINDAS 

No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,

No te rindas por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estas sola,
porque yo te quiero.

(Mario Benedetti)

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

NOS VAMOS:

Llegó  el momento de decir ADIÓS, nuestra misión ha concluido.

Hemos acompañado durante más de dos años a la “ex-no-electa”, ha sido un largo camino lleno de angustias, rabia y, porqué no, risas.

Ella nos lo ha puesto muy fácil: no ha habido un solo día en el que no generara una noticia  “acorde con nuestra  línea editorial“.Tendremos que agradecerle el ahorro en visitas al psiquiatra. La terapia blogueril ha funcionado.

Ahora, aunque el VERDE siempre será uno de nuestros  favoritos, creemos que ya es hora de  guardar las camisetas y regresar al ROJO, nuestro color natural.

Gracias, J, por la imagen

 

#FelizMadridNuevo

 

 

 

 

 

Anuncios

El crepúsculo de Aguirre: ni alcaldía ni Moncloa (Vozpopuli)

  • “Por si acaso, nos llevamos antorchas y tridentes, no sea que haya que ir a matar al monstruo”. El ‘monstruo’, cabe pensar, es Esperanza Aguirre. Y el tuit convocaba a la fiesta de las Vistillas y hacía alusión a una posible reedición del ‘tamayazo’. No hizo falta. Carmena fue elegida alcaldesa de la capital. ¿Y Aguirre? ¿Cuál va a ser el futuro de la ‘lideresa’ en su fase crepuscular?

José Alejandro Vara

Esperanza Aguirre observa a Manuela Carmena en la Asamblea de Madrid.

Esperanza Aguirre observa a Manuela Carmena en la Asamblea de Madrid. – Foto EFE

‘Antorchas y tridentes’, clamaban en la red simpatizantes de Podemos para convocar a la ‘verbena ciudadana’ organizada en las Vistillas en honor y gloria de Manuela Carmena, la exjuez de 72 años que logró doblarle el pulso electoral a la candidata del PP a la alcaldía de Madrid. A la aguerrida Aguirre, símbolo, enseña y penúltimo combatiente de un PP que apenas bracea para intentar sobrevivir.

Nadie como Esperanza Aguirre, salvo quizás José María Aznar, despierta tanta inquina entre la izquierda. Aparece el nombre Aguirre y se incendian las redes, se inflaman las tertulias, revientan las columnas (de prensa), se enervan los oradores y se soliviantan las turbas. Tanto que algunos cernícalos, aislados, eso sí, pretendían incluso acudir a un amable fiestorro popular disfrazados de descamisados de Novecento, hoces y rastrillos en ristre, por si el ‘monstruo’ revive. Esto es, por si se producía una segunda edición del ‘tamayazo’. No hubo tal. Juan Carlos Monedero levantaba el puño como un adolescente desde el balcón de invitados con grititos de ‘sí, se puede’.

Algunos amigos de Aguirre comentan que está muy afectada, dolida, tocada. Tantos fieles colaboradores ahora sin cargo, ni puesto, ni sueldo, ni horizonte claro

Reapareció la lideresa en la ceremonia de formación del Ayuntamiento e investidura de la nueva alcaldesa. Seguramente, su ceremonia más triste y su votación más amarga. “Todos y todas los madrileños ya son alcaldesas”, dijo Carmena. ¿Y alcaldesos?. El espeso manto de silencio de dos eternas semanas en el que se sumergió Esperanza Aguirre tras el resbalón electoral había hecho mucho ruido. Rumores y especulaciones anegaban cenáculos y redacciones. Los medios informativos son su biotopo natural. No sabe vivir sin ellos, nadie como Aguirre trisca con tanta soltura entre micrófonos agresivos o inhóspitos platós. Este largo mutismo ha alimentado la serpiente de verano sobre su renuncia definitiva, su paso al costado sin retorno. Su adiós. Triste, solitario y… ¿final?

Aguirre no enviaba señales de una decidida voluntad de reinventarse, políticamente hablando. Al menos de momento. Con ella nunca se sabe. Su familia le ha presionado con insistencia para que lo deje. Ya toca. El puente del Corpus fue muy largo y mucho se habló de ello en el ámbito más íntimo. Algunos amigos comentan que está muy afectada, dolida, tocada. Tantos fieles colaboradores ahora sin cargo, ni puesto, ni sueldo, ni horizonte claro. En el partido piensan que ha culminado ya su última y definitiva etapa. Y que no habrá más. Le reclaman incluso a Rajoy que cierre este incómodo capítulo y, si la protagonista no cede, que monte una gestora en Madrid y se acabe de una vez el baile. Temen que se atrinchere en la presidencia regional y que hasta prepare, como anunció en su momento, un congreso extraordinario refundacional para emerger como el ave Fénix: de entre las cenizas. Nunca se sabe. Aguirre este sábado evidenciaba enormes ganas de seguir en la brega, de fiscalizar el trabajo de los podemistas municipales y de… lo que toque.

Su victoria del 24-M no fue suficiente para lograr la alcaldía. Siete mil malditos votos le faltaron, una nimiedad, apenas cinco manzanas del barrio de Salamanca. Un PSOE demediado y estéril le abrió las puertas del Consistorio a la plataforma de Podemos. Y así, el comparsa Antonio Carmona se convirtió en jocundo palafrenero de la ignota Manuela Carmena. Casi un cuarto de siglo después, el ayuntamiento madrileño cambiaba de color. “Adiós Botella, adiós PP”, coreaban los cantables de los Chueca/friendly, fans de Manuela.

Artículo completo en Vozpopuli

Elecciones municipales: otro Ayuntamiento es posible

http://www.ccooaytomadrid.es/boletin/mayo2015_44.html

La ciudadanía, con su voto, ha hecho posible que las esperanzas puedan acabar por ser realidad. El sábado 13 se producirá el relevo en la Alcaldía. El resultado de las urnas es claro: las madrileñas y madrileños se han pronunciado por el cambio en el primer Ayuntamiento del país. Una apuesta que desde CCOO alentamos y apoyamos.

Estos 25 años de gobierno de la derecha han producido una desmesurada acumulación de poder en manos de grandes empresas, lesiva para la ciudad y sus habitantes. Las desigualdades se han incrementado. Los últimos ocho años han empeorado la situación. Gallardón y Botella dejan una ciudad irrespirable, en la que los más vulnerables son desatendidos, con fortísimos impuestos que no discriminan los niveles de renta, y una deuda colosal que en manos de Ana Botella y del Ministro Montoro han provocado la etapa de “ajuste” (recortes) más prolongada, intensa e injusta que se recuerde.

Para CCOO ha llegado el momento de girar en las formas y en los objetivos de la gestión municipal. El freno al egoísmo, junto con la mejor gestión y fortalecimiento de los servicios públicos han de ocupar el primer lugar en las prioridades del Ayuntamiento. Las trabajadoras y trabajadores municipales, despreciados por nuestros gobernantes cesantes, venimos obligados a resituarnos en este nuevo contexto. Es el momento de colaborar en poner freno al despilfarro y la ineficacia, de volver a pensar en nuestras vecinas y vecinos, en la Ciudad, en la extensión y calidad de los servicios públicos municipales. En Madrid se abre la posibilidad de un cambio que necesitará de nuestro concurso, del de la ciudadanía y del de la plantilla.

Cualquier nuevo Gobierno merece un tiempo de confianza. Las reivindicaciones laborales se han acumulado a lo largo de todos estos años. Pero nuestras prioridades son claras y conocidas. El principal e inmediato reto consiste en recuperar el derecho a la negociación colectiva. Y esto implica, en lo más concreto, recuperar nuestro Acuerdo-Convenio, en toda su extensión y en todos los lugares. Y La primera estación de este camino es la jornada de verano.

La lista de reivindicaciones pendientes, como decimos, es abundante. El reto consiste en encontrar caminos que permitan conquistarlas, en abrir espacios donde resolver colectivamente los problemas y recuperar derechos, mejorando el Servicio Público, nuestro día a día y el de los habitantes de esta Ciudad. Estas son las esperanzas y los compromisos de trabajo de CCOO.

 

La Guardia Civil reclama documentación en Madrid y Valencia (CADENA SER)

  • La Unidad Central Operativa de la Benemérita registra dos ayuntamientos de Madrid y requiere documentación a una decena más en ambas comunidades, supuestamente vinculada con la trama que investiga la Audiencia Nacional

 

Fachada del Ayuntamiento de Gandía.

El juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, ha autorizado este martes a la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil el registro de los ayuntamientos de Valdemoro y Moraleja de Enmedio, y el requerimiento a los municipios de Madrid, Alcobendas,

Collado Villalba, Majadahonda y Coslada, también en esta comunidad; y en Valencia, Dènia, Gandia, y Castellón en la autonomía levantina, para que le entreguen los contratos que hubieran firmado con el supuesto conseguidor, Alejandro de Pedro.

Contratos para el posicionamiento de sus alcaldes en internet y la edición de diarios digitales complacientes, y también los rubricados con la empresa Cofely, de eficiencia energética, que habría pagado mordidas a la supuesta red de Granados, a cambio de adjudicaciones.

Por lo que respecta a Madrid capital, fuentes del caso afirman a la Cadena SER que se investiga un contrato de 6.000 euros para favorecer la imagen en las redes sociales de la alcaldesa, Ana Botella.

En el caso de la localidad valenciana de Gandia, el también alcalde del Partido Popular, Arturo Torró, contrató a De Pedro al menos en 2012 y 2013 por 1.210 euros mensuales, para el posicionamiento en Internet y la mejora de la página web del consistorio.

La Benemérita también ha citado a secretarios y empleados municipales para que declaren y corroboren que los contratos fueron rubricados, y que no hubo presiones para ello.

http://cadenaser.com/ser/2015/06/09/tribunales/1433845762_685985.html

El encarecimiento de La Peineta bloquea la mudanza del Atlético (EL PAIS)

  • La operación, que debía salirle al club a coste cero, amenazó hace unas semanas con encarecerse en casi 40 millones de euros por un desacuerdo entre el Ayuntamiento y la Comunidad

Vista de las obras de La Peineta, el pasado marzo. / LUIS SEVILLANO

El traslado del Atlético de Madrid al estadio de La Peineta se enfrenta a un nuevo obstáculo político y económico. La operación, que debía salirle al club a coste cero, amenazó hace unas semanas con encarecerse en casi 40 millones de euros por un desacuerdo entre el Ayuntamiento y la Comunidad sobre las cargas urbanísticas. El club, que no está dispuesto a abonar esa cantidad, prefirió paralizar la operación a la espera de un nuevo gobierno. Pero la victoria de Ahora Madrid en las elecciones de mayo puede complicar aún más su futuro e incluso desembocar en el pago de una indemnización millonaria.

El entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), presentó el proyecto para convertir La Peineta en estadio olímpico en julio de 2004. Para asegurarse de que la instalación tuviera uso después de los Juegos, Gallardón firmó en diciembre de 2009 un convenio con el Atlético para que abandonara el Vicente Calderón y se mudara al nuevo estadio construido en una parcela municipal del distrito de San Blas. La fecha prevista para el traslado era 2012, aunque fue retrasándose al ritmo de los sucesivos fracasos olímpicos y por la crisis económica, hasta fijarse en la temporada 2017-2018.

Aquel convenio obligaba al Atlético a comprar o alquilar el suelo donde se iba a levantar La Peineta —el antiguo estadio que había ya construido se valoró en cero euros por su “importante estado de deterioro”, y se acordó su derribo—. La parcela municipal, de 88.150 metros cuadrados, fue tasada en 41,2 millones de euros. El club debía además construir el nuevo campo, con 73.000 asientos (20.000 más que el Calderón) y valorado en 195 millones.

Para sufragar todos esos gastos, el club firmó un acuerdo con Fomento de Construcciones y Contrata (FCC) y Mahou (dueña de un terreno junto al Calderón) para construir 2.000 pisos en la parcela del estadio. Pero FCC advirtió el pasado 4 de noviembre de que no le salían las cuentas: la caída del precio de la vivienda impedía costear su parte de la operación con la venta de esos pisos.

Meses antes, en febrero de 2014, el Atlético se había dirigido por su parte al Ayuntamiento para negociar sobre La Peineta.

El convenio acordó entregar al club la parcela municipal de San Blas en régimen de concesión hasta abril de 2017 para efectuar las obras. Una vez finalizadas, el Atlético podría comprar la parcela y convertirse así en propietario de su estadio. El precio estipulado en el convenio ascendía a 41,2 millones de euros, pero recientemente se actualizó mediante una tasación hasta los 44,5 millones.

A esa cantidad habría que descontarle, en cualquier caso, 4,4 millones por la instalación de una base permanente de los servicios de emergencia municipales en la parcela; y otros 6,2 millones abonados ya al Ayuntamiento por el club mediante la entrega de 126.395 entradas para partidos de fútbol entre 2009 y 2014 (una fórmula prevista en el convenio).

En total, el precio se quedaba así en 33,9 millones de euros.

Pero para realizar la venta era necesario además cambiar el planeamiento urbanístico; la parcela en cuestión estaba calificada como de uso público deportivo, y por tanto no podía ser enajenada. La modificación urbanística planeada por el Ayuntamiento la convertiría en suelo deportivo de uso privado, pudiendo ser adquirida así por el Atlético. Pero a la hora de aprobar la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana del ámbito de La Peineta, el Ayuntamiento se encontró con que el Gobierno regional discrepaba sobre las cargas urbanísticas que debía abonar el club.

Según los cálculos de la Comunidad, el precio se elevaba a 78 millones, casi el doble de lo acordado con el Ayuntamiento. El Atlético decidió entonces paralizar la operación urbanística y dejarla en manos de los nuevos gobiernos municipal y regional salidos de las urnas en mayo.

En manos de Carmena

El problema al que se enfrenta ahora es que la candidata de Ahora Madrid, Manuela Carmena, que será investida alcaldesa el día 13 con el anunciado apoyo del PSOE, está en contra de la enajenación de suelo público, lo que impediría la venta de la parcela fuera cuál fuera el precio.

El convenio firmado en 2017 prevé dos alternativas en caso de que el Atlético no pueda hacerse en propiedad con la parcela. La primera es mudarse a La Peineta en régimen de alquiler: el estadio sería municipal, y el equipo pagaría un canon anual de 1,6 millones durante los próximos 75 años. Esta opción ha sido descartada de plano por el club, según fuentes conocedoras de la negociación.

La otra opción prevista en el convenio es que el Atlético se quede en el Calderón y sea indemnizado por el Ayuntamiento por la construcción del estadio con una cantidad que superaría los 200 millones. El club apuesta por hacerse con la propiedad del estadio, pero en caso de una negociación politica complicada con el nuevo gobierno municipal siempre tendría este argumento de su lado. La fecha límite para resolver este entuerto: finales de 2016.

Dos recursos amenazan la operación del Vicente Calderón

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló en abril el plan urbanístico aprobado en 2009 por el Ayuntamiento para que el Atlético construyera 2.000 pisos en la parcela que ahora ocupa el estadio Vicente Calderón. Pero en esa sentencia, los magistrados no sólo tumbaron el plan de 2009, sino que avanzaron una argumentación que afectaría también negativamente al nuevo plan aprobado por el Ayuntamiento en 2014 para sustituir al anterior. Ese nuevo plan ya ha sido recurrido tanto por la asociación Señales de Humo como por Ecologistas en Acción.

El plan de 2009 fue anulado por el tribunal por incumplir la ley regional del suelo: el proyecto preveía la construcción de torres de 17 pisos, cuando la norma aprobada por Esperanza Aguirre (PP) en 2007 limita a cuatro alturas las nuevas edificaciones en la región.

El nuevo plan de 2014, ahora vigente pero a expensas del dictamen judicial, también incluye edificios que superan ese límite (en concreto, dos rascacielos gemelos de 36 pisos y ocho bloques de hasta 22). El Gobierno regional cambió la ley del suelo en abril de 2013 para desbloquear la operación junto al río Manzanares (y otras, como la ampliación hacia el norte del paseo de la Castellana).

Pero en su sentencia de abril, los magistrados consideran que el ámbito del Calderón sigue afectado por la limitación de cuatro alturas pese a ese cambio.

El plan actual sigue pues en vigor, pero previsiblemente podría ser anulado también por el tribunal cuando examine los dos recursos ya interpuestos.

Cuatro obstáculos para el cambio de campo

El elevado precio del sueloEl Atlético deberá pagar hasta 78 millones por la parcela de La Peineta, casi el doble del precio acordado con el Ayuntamiento.

La negociación con FCC La Peineta debía sufragarse con la venta de 2.000 pisos junto al río Manzanares, pero a FCC no le salen las cuentas.

La amenaza judicialEcologistas en Acción y Señales de Humo han interpuesto recursos contra el plan para construir pisos en el Calderón.

El cambio de gobierno La futura alcaldesa, Manuela Carmena, se opone a la enajenación de suelo público, y podría vetar la venta de la parcela.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/06/07/madrid/1433708879_830072.html

Aguirre no afronta la derrota (EL MUNDO)

  • Dos semanas después de las elecciones aún no ha convocado al Comité de Dirección del PP para analizar los resultados

Esperanza Aguirre bebe un trago de una botella de agua de plástico...

Foto: Bernardo Díaz

JAIME G. TRECEÑO

Al día siguiente o a los dos días de la resolución de las elecciones los partido políticos reunieron a sus órganos de gobierno a nivel nacional y regional para analizar los resultados: reconocer aciertos y errores y aportar soluciones. Pero el PP de Madrid de Esperanza Aguirre no.Dos semanas después de que tuviesen lugar los comicios, la presidenta de los conservadores madrileños aún no ha convocado al Comité de Dirección -órgano nuclear de decisión-. Es más, el martes 26 de mayo anunciaba que se reunía en Génova con sus concejales. Posteriormente, comparecía ante los medios y aseguraba que habían tratado el asunto de los resultados como si fuese competencia de ellos. Formalmente, ese encuentro nada tiene que ver con el funcionamiento interno del partido.

La mayoría de los dirigentes que forman parte de ese Comité de Dirección son de la confianza de Aguirre, aunque eso no quiere decir que no hayan sufrido en sus carnes el desgaste de su proximidad.Los resultados han provocado que buena parte de ellos, ya sean cercanos a Cifuentes o no, hayan comenzado a tomar posiciones.

Y es que, las últimas declaraciones de la ‘lideresa’ no han ayudado mucho a trasladar una imagen de serenidad. Tan es así que fuentes populares entienden que se ha podido «pasar de frenada» lo que, a su entender, explicaría por qué lleva desde el pasado viernes sin decir esta boca es mía en público.

Esperanza Aguirre comparecía la noche electoral con la cara hasta los pies, pero azuzando los resultados de palabra. Se presentaba como la vencedora de los comicios, como si realmente aún quedase mucha tela por cortar de cara a la investidura del nuevo alcalde. Sabía que la suma de los votos de PSOE y Ahora Madrid le arrebataba el bastón de mando con el que muchos de su en torno, y ella misma contaba.

Dos días después, lejos de atemperar sus ánimos insistió en la estrategia, en una especie de huida hacia delante que la llevó proponer un frente político contra Ahora Madrid por entender que quería acabar con la democracia. Sorprendentemente, al día siguiente, se olvidaba de ello y proponía un Gobierno municipal de concentración en el que entrasen todos los partidos. Eso sí, al frente no estaría la cabeza de lista de Ahora Madrid, Manuela Carmena.Finalmente, rizaba el rizo al desdecirse de esta última propuesta.

La ‘lideresa’ lleva desde el pasado viernes sin decir esta boca es mía

«Cada una de sus declaraciones sólo han servido para constatar lo lejos que está de asumir los resultados. No percibe su nueva situación. Al no conseguir el Ayuntamiento, no tener el poder de ninguna Administración que la respalde y su poder se desvanece», precisan fuentes populares.

Hay quien explica la no convocatoria del Comité de Dirección como una forma de dar por sentado una «política de hechos consumados».«Ella ya ha soltado el ideario. Ha realizado su propio análisis y todos lo tenemos que asumir como si fuese algo colectivo», precisan.

Los últimos hechos tampoco han ayudado mucho a fortalecer su figura. Ni ella, ni el número 2 del PP de Madrid, el presidente autonómico Ignacio González, han realizado declaración alguna por la imputación en la ‘operación Púnica’ y dimisión del consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, y de la consejera de Educación, Lucía Figar. En el partido comparan estos hechos con los que tuvieron lugar el 27 de octubre de 2014 cuando Aguirre se puso al frente de la manifestación contra los alcaldes populares detenidos e imputados en Púnica y establecen una clara diferencia.

En el PP de Madrid entienden que es cuestión de tiempo que Aguirre deje las riendas en favor de Cifuentes, si finalmente es presidenta regional, u otra persona designada por la dirección nacional. La candidata regional del PP tiene sobre su cabeza el baldón de su número 7, Álvaro Ballarín, que está pendiente de que la Fiscalía recurra o no el archivo de su causa por prevaricación.

Eso sí, las fuentes consultadas ven muy poco probable que Rajoy imponga una gestora antes de las elecciones generales de noviembre, ya que «corre el riesgo de que se le incendie el partido: Valencia, Baleares, Castilla-La Mancha…»

http://www.elmundo.es/madrid/2015/06/06/5571ea66e2704e4f518b4588.html

 

Ana Botella vendió suelo público para construir viviendas dos días antes de las elecciones (eldiario)

  • El 22 de mayo se publicitaron cuatro operaciones para subastar parcelas por 11 millones que se resolverán con el nuevo equipo de Gobierno
  • Los terrenos están diseñados para vivienda protegida y de mercado libre, tanto en régimen colectivo como casas unifamiliares
  • Madrid convoca concursos también a última hora para la gestión del mobiliario urbano durante 12 años y la compra de cascos para la Policía Municipal

Raúl Rejón

Botella atribuye la caída del voto del PP a la suma de la crisis, corrupción, impuestos o la legalización de Bildu

La alcaldesa en funciones de Madrid, Ana Botella.

La actual alcaldesa en funciones de Madrid, Ana Botella, estuvo sacando a subasta suelo público para construir viviendas hasta dos días antes de las elecciones municipales. De hecho, el último día hábil del que dispuso el equipo de Botella antes de entrar en funciones, el viernes 22 de mayo, a las 8.00 de la mañana se dio difusión a cuatro operaciones para vender parcelas en la capital que suman 15.200 metros cuadrados. Todas tienen uso residencial en diferentes modalidades: tanto vivienda protegida como de precio libre. Edificios colectivos y casas unifamiliares.

Todas estas ventas de patrimonio público suman un precio de salida de unos 11 millones de euros. Los promotores interesados en quedarse con las parcelas tienen hasta el 22 de junio para hacer llegar sus ofertas al Ayuntamiento. La formación del nuevo Consistorio tras las elecciones está prevista para el 13 de junio. Luego, la apertura de proposiciones está prevista para pleno verano, el 2 de julio. A partir de ahí, según recogen los pliegos de cláusulas administrativas, pueden pasar cinco meses hasta que se adjudiquen las promociones.

Un arquitecto acostumbrado a preparar concursos con la Administración en Madrid analiza para eldiario.es que “en cualquier adjudicación atropellada de última hora se puede pensar ¿por qué no se ha hecho antes?”. También cuenta que un nuevo equipo de gobierno puede paralizar el proceso a cambio de un indemnización, “o a cambio de volver a sacar el concurso más adelante”. Para los promotores, opina, ocurre algo parecido. “Puede decir: si gano y lo paran, tendrán que compensarme”.

De las cuatro parcelas de suelo público sacadas a subasta en el tiempo de descuento, la más grande se sitúa cerca del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas. Un solar de 10.000 m2 destinados a vivienda de protección básica.Concretamente 103 casas para vender. “Es más necesario que la vivienda protegida sea en alquiler, no en propiedad, porque así son patrimonio colectivo que puede usarse, además, para casos de dificultades o emergencias. No tiene mucho sentido que se saquen para venta”, reflexiona este arquitecto.

La constructora que se haga con este proyecto tiene hasta cinco años para desarrollarlo, una vez pedida su correspondiente licencia. También puede vender la parcela una vez se haga con el terreno (aunque el comprador hereda las obligaciones del contrato firmado con el Consistorio). El precio de suelo para viviendas públicas en Madrid es libre, de ahí que la venta diseñada sea una subasta en la que el dinero que se ofrezca  supone el 65% de la valoración del concurso. Estas casas, eso sí, tienen un precio máximo legal (que por 100 metros ronda los 194.000 euros).

En este sentido, Manuela Carmena (la candidata a la alcaldía de Ahora Madrid) tiene como propuesta crucial constituir un parque de casas sociales en alquiler. La propia Carmena  contó a eldiario.es que, de entrada, encuentran una dificultad en conocer la situación patrimonial de Madrid. El inventario de suelo e inmuebles es un laberinto en absoluto accesible o transparente. Además de la promoción para vivienda protegida, las otras tres ventas de última hora son para el mercado libre y están en un suelo diseñado para “viviendas unifamiliares”, es decir, chalés.

Apurando plazos

Los contratos públicos apurando los últimos días al mando de una Administración han proliferado este año. Estas convocatorias de subasta de suelo son un ejemplo. La perspectiva segura de un cambio de responsables políticos ha favorecido ventas pero también adjudicaciones de servicios casi fuera de tiempo. Madrid no ha sido ajena a esta tendencia.

Así, en la última Junta de Gobierno que presidió Ana Botella justo antes del 24M, se anunció que se iba a convocar un concurso para adjudicar la gestión del mobiliario urbano de la capital. No es un proceso menor. La concesionaria que se haga con el encargo se lleva un contrato presupuestado en 118 millones de euros que se prevé prolongar durante 12 años. La difusión oficial del concurso tiene fecha de 27 de mayo (tres días después de los comicios).

Hasta mediados de julio no se sabrá cuáles son los aspirantes. Después, de acuerdo con el pliego de condiciones administrativas, se adjudicará el contrato en “en el plazo máximo de dos meses”. Si “por razones de interés público debidamente justificadas”, el Ayuntamiento renunciara a celebrar el contrato se indicará a los aspirantes “la compensación que proceda abonar”.

En esta línea, este viernes 5 de junio, el Ayuntamiento ha dado publicidad a otra licitación. Esta destina 248.000 euros para comprar a algún proveedor cascos antimotín para la Policía Municipal. El 15 de julio se comprobará qué ofertas hay. El 1 de septiembre tienen que estar disponibles.

http://www.eldiario.es/sociedad/Ana-Botella-publico-viviendas-elecciones_0_395460640.html

Botella deja Valdemingómez sin director, con un concurso amañado por constructoras, otro sin cerrar y en pérdidas (Sabemos digital)

Ana Tudela

Gallardón ideó en 2005 un macroproyecto para obtener gas de las toneladas de basura que produce la ciudad de Madrid y con él generar electricidad, dar luz a hogares y energía a autobuses de la EMT. Tras unos costes en la construcción de tres nuevas plantas de generación y tratamiento del gas de 78 millones de euros (un 54% por encima de lo licitado) y tres años de preexplotación concedidos sin concurso ni publicidad que costaron otros 42 millones, ACS, FCC, Sacyr y Ferrovial amañaron el concurso para repartirse la gestión hasta 2026. Las plantas de biogás, que ahora vierten a la red de Enagás la mayor parte de su producción, no han superado aún los 2 millones de euros de ingresos al año.

La cáscara de la naranja con la que se ha hecho el zumo esta mañana, el tetra brik de leche que ha arrugado y metido en la bolsa de los envases después de cortar el café y el cartón de los cereales acabarán en Valdemingómez, el gigantesco complejo en el que se gestiona la basura de la ciudad de Madrid (además de la de Rivas Vaciamadrid y Arganda) desde 1978, cuando empezó a funcionar el antiguo vertedero, ya sellado. Una macroestructura perteneciente al Ayuntamiento de la capital que creció a lomos de una buena idea: gestionar los residuos para reciclar todo lo posible por un lado, y generar abono y energía mediante el tratamiento de la basura orgánica por otro.

Desde aquella idea original al día de hoy, al Parque Tecnológico de Valdemingómez, como se llama el complejo, le ha pasado casi de todo: un alcalde como Alberto Ruiz Gallardón, tendente a sobredimensionar los proyectos, que decidió en 2005 sacar a concurso la construcción de tres plantas nuevas de transformación de la basura en gas; un concurso en el que participaron algunas de las grandes constructoras españolas, que Competencia demostró que fue amañado; una mala planificación y cambios sobre la marcha que fueron disparando los costes. Solo le faltaba un cambio en la regulación energética por parte del Gobierno del Partido Popular que ha convertido en complicada por no decir ruinosa la fórmula de generación de electricidad que fue la idea original de las nuevas plantas de Valdemingómez.

El próximo Gobierno del Consistorio, que los pronósticos de posibles pactos apuntan que estará liderado por la jueza Manuela Carmena, tendrá que lidiar con la situación y para ello no contará ni tan siquiera con un máximo responsable de Valdemingómez al que dirigirse a la hora de organizar el plan futuro. La directora general del Parque Tecnológico, ex directora en realidad, Myriam Sánchez Porcel, abandonó el barco poco antes de celebrarse las elecciones. Su cese fue aceptado con fecha efectiva del pasado 1 de mayo.

Artículo completosabemosdigital

 

 

 

 

Botella adjudica en funciones un contrato de 11 años de duración (EL PAÍS)

  • La Comisión de la Competencia detectó connivencia entre empresas en la licitación previa

Tras 120 millones de euros de inversión, una década de obras y pruebas, y con tres años de retraso por irregularidades empresariales, el Ayuntamiento de Madrid ha puesto al fin en marcha una infraestructura pionera para comercializar el gas de la basura. El gobierno de Ana Botella (PP), en funciones desde hace una semana, adjudicó ayer un contrato de 16,3 millones y 11 años de duración para la gestión de la planta de tratamiento de biogás de Valdemingómez.

Dos empresas presentaron oferta para hacerse con el contrato: Ferrovial, que sumó 76 puntos y logró la adjudicación, y una unión temporal formada por ACS, Sacyr y FCC, que obtuvo 45,3 puntos.

El contrato se formalizará en junio; deberá hacerlo el nuevo gobierno local, que sólo podría paralizar esta adjudicación a costa de una indemnización. La concesionaria deberá inyectar gas a la red comercial desde el primer día.

La planta exportará cada año un mínimo de 63.584 megavatio-hora (MWh) térmicos. El precio de la última subasta (vigente hasta el 30 de junio) es de 30,76 euros por MWh térmico, por lo que el precio de mercado de la producción mínima de la planta alcanzaría los dos millones de euros. El Ayuntamiento ingresará 1,5 millones al año en concepto de canon.

El complejo de biometanización se empezó a construir en 2005, con Alberto Ruiz-Gallardón (PP) como alcalde. El coste inicial era de 51 millones de euros; se concluyó en diciembre de 2008 con una inversión final de 78,6 millones. Se compone de dos plantas (La Paloma y Las Dehesas) que producen biogás a partir de la materia orgánica del vertedero, y una planta de tratamiento, que es la que lo inyecta luego en la red.

Una vez construida la infraestructura, en marzo de 2009 se firmó un contrato de preexplotación, de tres años de duración, mediante el cual el Ayuntamiento abonó 41,6 millones a varias empresas por poner a punto el complejo. En 2012, se adjudicaron finalmente las plantas de La Paloma y Las Dehesas, pero la planta de tratamiento quedó desierta.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia detectó irregularidades en esa licitación, por una supuesta connivencia de las empresas interesadas.

La planta volvió a licitarse en septiembre de 2014, pero el concurso quedó desierto de nuevo.

Hasta la adjudicación de ayer, la planta funcionó tres años sin contrato. El Ayuntamiento compensó durante ese tiempo a ACS y Sacyr (concesionarias del contrato de preexplotación) por el gas comercializado.

Connivencia entre empresas

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) impuso en enero una multa de 98,2 millones a 39 empresas y tres asociaciones por repartirse licitaciones. Entre ellas, a FCC, Ferrovial, ACS y Sacyr, que copan los contratos de servicios de la capital. La CNMC detalló en su investigación el caso de Valdemingómez.

El Ayuntamiento adjudicó en enero de 2012 las plantas de La Paloma y Las Dehesas (una a FCC, la otra a ACS y Sacyr), pero la planta de tratamiento quedó desierta. Según la CNMC, Ferrovial, ACS y Sacyr “alcanzaron un acuerdo sobre esa licitación”; entre otras cosas, pactaron exigir unas condiciones diferentes. Finalmente, no se presentaron al concurso, por lo que quedó desierto. De esta forma, la planta siguió en manos de ACS y Sacyr, que la habían puesto en marcha.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/06/01/madrid/1433186000_035963.html

 

CCOO denuncia la destrucción de documentos en el Ayuntamiento de Madrid (Huffington Post)

EL HUFFINGTON POST / EFE

 

AYUNTAMIENTO DE MADRID

La legislatura acaba con polémica. El sindicato CCOO ha denunciado la destrucción “masiva” de documentos en el Ayuntamiento de Madrid, que la corporación municipal ha desmentido alegando que se trata de una actividad rutinaria para liberar espacio que no tiene efectos porque de todos ellos queda un original en la Intervención General.

En un comunicado, CCOO califica de “desmesurada” la destrucción de documentos en las instalaciones municipales y recuerda que el artículo 413 del Código Penal castiga a cualquier autoridad o funcionario público que, a sabiendas, retirase, destruyese, inutilizase o ocultase “total o parcialmente” documentos.

A raíz de esta acusación, fuentes del Ayuntamiento de Madrid han indicado a Efe que todos los departamentos municipales generan papeleo de todo tipo, en muchas ocasiones copias, que rutinariamente se destruye en trituradoras de papel y se elimina.

Tras destacar que no existe en las estancias municipales espacio suficiente para toda esa documentación, las mismas fuentes recalcan que la Intervención general guarda copia de todos los documentos oficiales originales de la administración.

Ante estos argumentos de la corporación, CCOO reclama explicaciones “más motivadas”, pide un relevo en la corporación ajeno a las rencillas “partidistas” e insiste en que sería más “lógico” esperar a que la nueva corporación “decidiera qué sobra, qué falta y qué espacio necesita”.