Categoría: Cristina Cifuentes

Aguirre no afronta la derrota (EL MUNDO)

  • Dos semanas después de las elecciones aún no ha convocado al Comité de Dirección del PP para analizar los resultados

Esperanza Aguirre bebe un trago de una botella de agua de plástico...

Foto: Bernardo Díaz

JAIME G. TRECEÑO

Al día siguiente o a los dos días de la resolución de las elecciones los partido políticos reunieron a sus órganos de gobierno a nivel nacional y regional para analizar los resultados: reconocer aciertos y errores y aportar soluciones. Pero el PP de Madrid de Esperanza Aguirre no.Dos semanas después de que tuviesen lugar los comicios, la presidenta de los conservadores madrileños aún no ha convocado al Comité de Dirección -órgano nuclear de decisión-. Es más, el martes 26 de mayo anunciaba que se reunía en Génova con sus concejales. Posteriormente, comparecía ante los medios y aseguraba que habían tratado el asunto de los resultados como si fuese competencia de ellos. Formalmente, ese encuentro nada tiene que ver con el funcionamiento interno del partido.

La mayoría de los dirigentes que forman parte de ese Comité de Dirección son de la confianza de Aguirre, aunque eso no quiere decir que no hayan sufrido en sus carnes el desgaste de su proximidad.Los resultados han provocado que buena parte de ellos, ya sean cercanos a Cifuentes o no, hayan comenzado a tomar posiciones.

Y es que, las últimas declaraciones de la ‘lideresa’ no han ayudado mucho a trasladar una imagen de serenidad. Tan es así que fuentes populares entienden que se ha podido «pasar de frenada» lo que, a su entender, explicaría por qué lleva desde el pasado viernes sin decir esta boca es mía en público.

Esperanza Aguirre comparecía la noche electoral con la cara hasta los pies, pero azuzando los resultados de palabra. Se presentaba como la vencedora de los comicios, como si realmente aún quedase mucha tela por cortar de cara a la investidura del nuevo alcalde. Sabía que la suma de los votos de PSOE y Ahora Madrid le arrebataba el bastón de mando con el que muchos de su en torno, y ella misma contaba.

Dos días después, lejos de atemperar sus ánimos insistió en la estrategia, en una especie de huida hacia delante que la llevó proponer un frente político contra Ahora Madrid por entender que quería acabar con la democracia. Sorprendentemente, al día siguiente, se olvidaba de ello y proponía un Gobierno municipal de concentración en el que entrasen todos los partidos. Eso sí, al frente no estaría la cabeza de lista de Ahora Madrid, Manuela Carmena.Finalmente, rizaba el rizo al desdecirse de esta última propuesta.

La ‘lideresa’ lleva desde el pasado viernes sin decir esta boca es mía

«Cada una de sus declaraciones sólo han servido para constatar lo lejos que está de asumir los resultados. No percibe su nueva situación. Al no conseguir el Ayuntamiento, no tener el poder de ninguna Administración que la respalde y su poder se desvanece», precisan fuentes populares.

Hay quien explica la no convocatoria del Comité de Dirección como una forma de dar por sentado una «política de hechos consumados».«Ella ya ha soltado el ideario. Ha realizado su propio análisis y todos lo tenemos que asumir como si fuese algo colectivo», precisan.

Los últimos hechos tampoco han ayudado mucho a fortalecer su figura. Ni ella, ni el número 2 del PP de Madrid, el presidente autonómico Ignacio González, han realizado declaración alguna por la imputación en la ‘operación Púnica’ y dimisión del consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, y de la consejera de Educación, Lucía Figar. En el partido comparan estos hechos con los que tuvieron lugar el 27 de octubre de 2014 cuando Aguirre se puso al frente de la manifestación contra los alcaldes populares detenidos e imputados en Púnica y establecen una clara diferencia.

En el PP de Madrid entienden que es cuestión de tiempo que Aguirre deje las riendas en favor de Cifuentes, si finalmente es presidenta regional, u otra persona designada por la dirección nacional. La candidata regional del PP tiene sobre su cabeza el baldón de su número 7, Álvaro Ballarín, que está pendiente de que la Fiscalía recurra o no el archivo de su causa por prevaricación.

Eso sí, las fuentes consultadas ven muy poco probable que Rajoy imponga una gestora antes de las elecciones generales de noviembre, ya que «corre el riesgo de que se le incendie el partido: Valencia, Baleares, Castilla-La Mancha…»

http://www.elmundo.es/madrid/2015/06/06/5571ea66e2704e4f518b4588.html

 

Aznar riñe al PP por su comportamiento “injusto” con Botella (eldiario.es)

  • La alcaldesa se enzarza con Aguirre: “Madrid podrá ser segura, limpia, más verde también; más libre, lo dudo”
  • El expresidente del Gobierno ataca a Podemos porque quiere “cargarse” España y llama a los “defraudados” a votar al PP y no a Ciudadanos

Aguirre defiende valores del PP que trajo Aznar, el "referente moral", y por los que volvió a la primera fila

Aznar el invitado estrella del mitin de hoy del PP de Madrid con Aguirre, Botella y Cifuentes./ Europa Press

eldiario.es

José María Aznar ha sido el invitado estrella de este domingo en el mitin del PP de Madrid. Las candidatas a la alcaldía y presidencia de Madrid, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, han elogiado la figura del expresidente y presidente de honor del PP. “Querido y siempre admirado José María Aznar”, ha comenzado la presidenta del PP madrileño su discurso. “Estamos orgullosos de tu gestión por el PP y por España”, ha proclamado la candidata del PP a la Comunidad, para añadir que sacó a España de “la crisis del socialismo”.

Sin embargo, Aznar ha aprovechado este acto en el que también ha participado la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, para apoyar su gestión frente al Ayuntamiento y criticar lo que considera un comportamiento “injusto” del PP contra ella. Para el presidente de FAES la capital “ha sido el mejor ejemplo del proyecto del PP”, defendiendo así los tres años al frente del Ayuntamiento de Botella pese a “muchas cosas ingratas e injustas” que han pasado. 

 “Ha trabajado como nadie y deja un legado como nadie”. “Lo digo con especial orgullo y agradecimiento”, ha enfatizado el expresidente. “Es lo que se merece recibir del PP y de los madrileños”, ha defendido, para concluir así sus elogios hacia Botella: “Querida alcaldesa, querida Ana, enhorabuena y gracias”.

Este apoyo cerrado a Ana Botella se produce después del distanciamiento que se ha visualizado en campaña entre Aguirre y Botella. Esta última llegó a reconocer en público que se había sentido dolida con la elaboración de las listas electorales porque su equipo merecía un “reconocimiento”.

De hecho, minutos antes se producía un reproche de la actual alcaldesa y la aspirante a sucederla en Cibeles. Hace apenas dos días Esperanza Aguirre dejaba plantada a Botella en el día de la ciudad, que era a su vez el acto de despedida de la alcaldesa. Ana Botella ha intervenido después de la presidenta del PP madrileño con la que ha cargado para defender su gestión al frente del Ayuntamiento.

La alcaldesa de la capital ha apuntado a la candidata a la Alcaldía que cuando sea alcaldesa verá en noviembre que el Gobierno local ya ha bajado los impuestos, tras reivindicar la gestión de los últimos equipos del PP en la transformación de la ciudad. Durante su discurso, Botella ha reivindicado la labor municipal en la reducción “a la mitad” de su deuda de hace tres años, así como el mantenimiento de los servicios sociales durante una crisis que el PP ha afrontado, según ha sostenido, “sin demagogia, sin populismo, sin fórmulas mágicas, sin victimismos”.

Si hoy los madrileños pueden “volver a mirar al futuro” con una ilusión “razonable”, ha proseguido Botella, es porque el Gobierno de la ciudad ha logrado “cuadrar” las cuentas para “avalar” hoy las posibilidades “de los madrileños del mañana”. Botella ha sostenido además que es posible hacer de Madrid una ciudad más limpia o más verde, pero no más “libre” -todos son ejes del proyecto de Aguirre-: “Lo dudo”, ha apostillado.

Artículo completo en: eldiario.es

Concepción Dancausa, nueva delegada del Gobierno en Madrid (EL PAÍS)

  • Es la actual ‘número dos’ del Ayuntamiento de la capital e iba a ir en la lista municipal de Aguirre

Madrid

La concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Concepción Dancausa. /AYUNTAMIENTO DE MADRID

El Gobierno que preside Mariano Rajoy ha elegido como delegada en Madrid a Concepción Dancausa, hasta ahora número dos del Ayuntamiento de la capital, en sustitución de Cristina Cifuentes, que deja ese cargo para ser candidata del Partido Popular a la Comunidad de Madrid.

La presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, planeaba incluir a Dancausa en su lista al Ayuntamiento de la capital; de hecho, el viernes debía realizar la prueba previa a la que está sometiendo a estos candidatos.

Dancausa (Burgos, 1952) fue diputada nacional (2000-2003) y autonómica (2003-2007); durante esta última etapa, con Aguirre como jefa del Ejecutivo regional, presidió la Asamblea madrileña. En 2007 entró en el Ayuntamiento de la capital, en la lista de Alberto Ruiz-Gallardón; desde ese año hasta 2011 fue concejal de Asuntos Sociales.

Cuando Gallardón fue nombrado ministro de Justicia y Ana Botella pasó a ser alcaldesa, ésta eligió a Dancausa como su primer teniente de alcalde y concejal de Hacienda. En ese puesto ha sido la encargada de realizar el fuerte ajuste presupuestario del Ayuntamiento de los últimos tres años.

Núñez asume la cartera municipal de Hacienda

La alcaldesa, Ana Botella, ha evitado reorganizar su gobierno a 40 días de las elecciones municipales, y en su lugar ha optado por delegar las competencias de Hacienda y Economía en Enrique Núñez, actual concejal de Seguridad, que acumulará las nuevas funciones a las que ya tiene. Además, será primer teniente de alcalde. El concejal de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, será segundo teniente de alcalde. Tanto Núñez como Sanjuanbenito serán incluidos en la lista autonómica que lidera Cristina Cifuentes.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/04/09/madrid/1428605765_815764.html

Juego de tronos en Madrid (EL PAÍS)

  • Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes e Ignacio González se posicionan en la ‘no campaña’ de los ‘no candidatos’ del PP a la alcaldía y a la presidencia de la Comunidad

Luz Sánchez Mellado

Esperanza Aguirre, rodeada de periodistas y policías, a la salida de los juzgados de Plaza Castilla el pasado 22 de septiembre.

Las navajas arrecian en ciertos despachos de Madrid desde que, el 9 de septiembre, la alcaldesa Ana Botella renunciara a ser candidata del Partido Popular al Ayuntamiento. Ese es el único hecho objetivo: hay una silla vacía en el Palacio de Cibeles, sede del municipio más importante electoralmente para el PP. Pero el pretendiente a la otra, la de la presidencia de la Comunidad, cuyo titular, Ignacio González, sí quiere ser candidato, depende igualmente de la decisión final de Mariano Rajoy. Hay, pues, dos tronos vacantes. La presión del tiempo, la incertidumbre, y la ambición confesa o secreta a medias de González, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes por conquistar alguno de ellos impulsa los cuchillos. Puede que las espadas no se vean, pero pinchan. Y cortan.

El “no, pero sí” de Cifuentes se casa con el sí, pero no” de Aguirre

El pasado 24 de septiembre fue “el mejor día” de la vida política de Cristina Cifuentes. Vestida con un estricto traje de raya diplomática, la delegada del Gobierno en Madrid compareció, a la diestra del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, flanqueados ambos por dos altos mandos policiales, en la rueda de prensa de la detención del pederasta de Ciudad Lineal, donde recibió, modosa, los parabienes del ministro. Después, se plantó en la Jefatura Superior de Policía a verle la cara al delincuente. Ambos hechos provocaron el malestar de algunos altos cargos políticos, que los consideran “insólitos y oportunistas” y que llegan a sugerir que la Delegada se autoinvitó a la cita. Cifuentes, por su parte, se limita a agradecer “la invitación expresa del ministro” y alega tener “mucho trabajo y ningún tiempo” para entrar en debates de otra naturaleza.

La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, junto al ministro del Interior y dos mandos policiales el pasado 24 de septiembre. / SAMUEL SÁNCHEZ

La anécdota —que se suma a otros rifirrafes previos entre las distintas administraciones populares madrileñas— da idea del mar de fondo que bulle bajo la aparente calma chicha de la precampaña del PP a las municipales y autonómicas. La Delegada se autodescarta de la carrera a la alcaldía y —“por supuesto, ni pensarlo”— a la Comunidad cada vez que se le pone un micrófono delante. “Me da mucha rabia que no me creáis”, se enoja si se le insiste. Otra cosa, admite, es que se declare “a disposición del partido”, si “llegado el momento” le fuese ofrecido ese cáliz. “Sería cínica e hipócrita si dijera que no, pero eso no significa que quiera que me llamen”, zanja.

Ese ‘no, pero sí’ de Cifuentes se corresponde milimétricamente con el ‘sí, pero no’, de Esperanza Aguirre. La presidenta del PP madrileño lleva desde mucho antes de la renuncia de Botella pregonando su ilusión por ser alcaldesa y dejándose querer por quienes, afirma, le piden que se presente por la calle, al tiempo que se declara a las órdenes del presidente del partido. Su incidente de tráfico no ha rebajado sus expectativas. “Estoy en manos de la Providencia”, dijo, ambigua, tanto sobre su futuro judicial como político, en velada alusión al carácter divino de la decisión sobre los candidatos. Mientras, recoge los avales que le van cayendo por el camino. El presidente de la Comunidad, Ignacio González, su delfín de toda la vida, ha apostado ya por Aguirre como “la persona con mayor tirón” para hacerse con la alcaldía.

Sí, hay tensión, todos los alcaldes están en vilo, dice un miembro del PP

“No me sorprende, me conoce desde hace 30 años”, responde ella, quien sí reconoce estar en campaña. “El PP lo está, y yo soy su presidenta en Madrid. Lo que ocurre es que esta no es una campaña de personas, sino de principios y valores. Y yo los defiendo ahora y siempre”. Dicen sus próximos que Aguirre está desatada. “Desde su cáncer se siente más liberada que nunca”. Y así va. Por libre. Suya fue la iniciativa de entrar en radios y televisiones a dar su particular versión del accidente, calificando de “prepotentes” y “machistas” con “una sexagenaria” a los agentes. Suya, la de llamar en directo al programa La sexta noche a debatir con Pablo Iglesias, líder de Podemos. Suya, la rueda de prensa en plena calle en la que pidió perdón por su infracción de tráfico ante los 85 periodistas que acudieron a cubrir su declaración ante el juez, a la que acudió vestida como para las grandes ocasiones.

Poco o nada parece casual o rutinario en sus apariciones, ni en las de Cifuentes, ni en las de González. La última gran encuesta de intención de voto de Metroscopia para EL PAÍS, publicada el pasado mayo, pronosticaba una debacle del PP en Madrid, que perdería sus mayorías absolutas en el Ayuntamiento y la Comunidad a favor del PSOE e IU. Este hecho, complicado por las incógnitas surgidas tras la irrupción de Podemos en las europeas, y, sobre todo, por la existencia de cierta encuesta interna del PP que nadie reconoce haber visto y que valora a distintos candidatables a distintos puestos, parece haber desatado los nervios de los aspirantes.

Aguirre y Cifuentes están librando unas primarias invisibles

“Es verdad que hay tensión, prisas, ansiedad. Esta gestión de los tiempos destroza a cualquier organización. No solo los posibles candidatos, todos los alcaldes de la comunidad están en vilo, porque todo depende de todo”, reconocen en el entorno de los tres más visibles. Ellos lo niegan.

Ignacio González / CARLOS ROSILLO

“Ni nervioso ni impaciente”, dice estar Ignacio González, al que Rajoy tendría que quitar de la papeleta a la Comunidad, dado que él sí se ha postulado expresamente. “Aquí yo soy el único que está en precampaña desde septiembre. Me gustaría ser candidato, lo dije desde el primer día. Pero conozco a mi partido, y voy a lo mío. A gestionar la comunidad. Lo que sea, llegará. Lo peor es los que dicen en público que no quieren y se dedican a enredar en privado. Es legítimo tener ambición política, pero dilo, y no llores. Este partido funciona así, y los que se lamentan parecen nuevos”.

Según el consultor político Antoni Gutiérrez Rubí, no es casual que Cifuentes y Aguirre hayan declarado su simpatía por la idea de elecciones primarias, “porque eso es lo que, en el fondo, están librando, unas primarias invisibles”, sostiene. “Una campaña sin candidaturas tiene sus ventajas: como no son candidatos, no les hace falta hacer propuestas. Pero su personalidad es fundamental, y es imprescindible que se hagan visibles, ocupar la agenda mediática, generar conversación. Por eso se vigilan, se miden, en definitiva, se posicionan”, sostiene.

“Llega el invierno”, reza el estado de Whatsapp de Cristina Cifuentes. Ese es el lema de Invernalia, la casa de los buenos en la serie Juego de tronos, de la que se declara entusiasta. Los espectros acechan y hay que prepararse para la batalla, significa en la ficción. En la realidad, para Aguirre, una política que, menos presidenta del Gobierno lo ha sido todo, su candidatura a la alcaldía supondría, quizá, la guinda de la tarta, una especie de premio a toda su carrera. Para González, la suya a la presidencia, la confirmación de la alternativa que le dio su jefa al dejarle el puesto. Y para Cifuentes, una llamada a cualquiera de los dos tronos, el tren que pasa quizá solo una vez en la vida.

Ana Botella, el día que renunció a ser candidata a la alcaldía / LUIS SEVILLANO

El lunes 6 de octubre, Dolores de Cospedal, número dos del partido, presentó a González en un desayuno informativo, en esa política de gestos que es la única posible hasta que Rajoy decida. Elegirá, coinciden todos, un caballo ganador con datos en la mano. Sean ellos, o sea Soraya Saénz de Santamaría, la posible tapada en esta pugna. Empieza ahora la auténtica temporada de encuestas internas y externas. Todos reconocen que todo está abierto. Que todo es posible. Pero, por si acaso, no dejan de entrenar y de mirarse de reojo. Dice Rubí que la ansiedad forma parte de la liturgia de las campañas. En el PP de Madrid, desde luego, hay mucha tensión electoral no resuelta.

 

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/10/11/madrid/1413062529_794369.html

 

 

¡READMISIÓN YA!

Madrid, según Marx (Groucho)

Ana Garcia D´Atri | Concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid | Periodista y editora

Nuevatribuna.es

 

 

             Foto: Flickr ‘Ana Botella Crew’.

¿Son los ediles del PP humoristas tributos del gran Groucho o es que ignoran lo que piensan, de verdad, los madrileños de su gestión?

Un día pasó por Madrid el pequeño gran actorDanny de Vito y se encontró la ciudad patas arriba, carcomida por obras por doquier, toda destripada, agujereada. Y el actor, tirando de sarcasmo, no lo dudó: “Me voy. Cuando encuentren el tesoro que me avisen, ¿ok?”. Eran los años de Ruiz Gallardón, aquellos que dejaron más de siete mil millones de euros de deuda a los madrileños. Y cuando el ahora exministro se fugó hacia el Gobierno de Rajoy, no tuvo mejor ocurrencia que dejar el desaguisado en manos de Ana Botella, sin tener en cuenta la opinión de nadie, ni menos aún de los madrileños.

Ya se sabe que la alcaldesa no se presentará a las elecciones. Qué razón tenía Groucho Marx cuando decía que “el secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio; si puedes simular eso, lo has conseguido”. Pero Ana Botella se va porque no lo ha conseguido: ni ha jugado limpio ni ha sido un ejemplo de honestidad política ni de eficacia en los momentos más graves o insólitos de Madrid de los tres últimos años, ni cuando el Madrid-Arena, ni durante la huelga de basuras, el recorte en los jardineros urbanos, las privatizaciones hasta de las viviendas sociales, los parquímetros y un largo etcétera.

Jugar limpio es actuar con transparencia, coherencia y verdad. No basta con decir, como Groucho, “¿a quién va a creer usted? ¿A mí o a sus propios ojos?”. Madrid es una ciudad descuidada, abandonada, que funciona como los aviones sobre el Atlántico: con el piloto automático puesto. Y la alcaldesa lo ha comprendido. Que Esperanza Aguirre haya dicho que Botella siempre hace lo mejor para el PP parece un insulto más, porque lo que tenía que haber hecho era lo mejor para los madrileños. Y ahí no se ha jugado limpio.

El rifi-rafe en Génova por la sucesión habrá influido, claro; en todas partes cuecen habas. Pero el hastío de los madrileños habría tenido que bastarle. Ahora se iniciará una pelea de familias y corrientes para buscar candidato, y puede que Rajoy se saque de la manga un as marcado para no perder el feudo madrileño con el mismo lema electoral empleado y del que lleva abusando desde que llegó a La Moncloa: “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”. Groucho Marx otra vez.

Los ciudadanos y la oposición municipal llevan mucho tiempo anunciando la caótica situación de Madrid en manos de la mayoría absoluta del PP y la respuesta ha sido siempre el silencio, o llevar la contraria, como si así se resolviera algo. Año tras año, Pleno tras Pleno, la postura del PP ha sido siempre la misma: “Todavía no sé qué me vas a preguntar, pero me opongo”. Una estrategia marxista (de Groucho) que ignoraba las consecuencias de una actitud tan arriesgada: “Partiendo de la nada, hemos alcanzado las más altas cotas de miseria”. ¿Son los ediles del PP humoristas tributos del gran Groucho o es que ignoran lo que piensan, de verdad, los madrileños de su gestión?

Se ha anunciado la marcha de Ana Botella y sus defensores han vuelto a tirar del manual marxista y han concluido que “es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente”, por lo que no ha habido lamentos, lutos ni nadie que se haya rasgado las vestiduras. Ahora el PP pretenderá que se olvide su paso por la alcaldía (ya han empezado suprimiendo la denominación “Arena” al Pabellón Multiusos y al Palacio de los Deportes), y volcarse con la nueva candidata, Aguirre Cifuentes, para ver si es posible encontrar a alguien que no considere a Madrid su finca particular.

En veinte años de gobierno del PP nunca estuvo la ciudad tan desatendida, sucia, con ratas a la vista, peligrosa ni devaluada. Ya pueden hartarse de hablar de “herencia recibida” porque todos los vecinos saben que el PP es heredero de sí mismo y contra esa realidad no hay mentira que, por repetida que sea, se convierta en verdad. Esperar hasta mayo se va a hacer muy largo contra esta mayoría absoluta, a la espera de que un gobierno municipal de coalición controle un poco más sus impulsos. Sólo queda considerar, humorísticamente, que si el PP tira del argumentario de Groucho Marx y considera que “la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”, están en su derecho, a pesar del sarcasmo de Danny de Vito y de la perplejidad de muchos madrileños. Al menos, que nunca falte el sentido del humor.

Salvo si hay vidas en juego. Como las está habiendo con las ramas caídas. Entonces la ineptitud no tiene ni pizca de gracia.

 

http://www.nuevatribuna.es/opinion/ana-garcia-d-atri/madrid-marx-groucho/20141008194907108035.html

 

 

¡READMISIÓN YA!

El PP incluye a Isabel Tocino en sus encuestas para la alcaldía de Madrid (Vozpopuli)

  • Movilización general en el PP de cara a las municipales. El partido ha abierto ya la fase de elaboración de encuestas para designar candidatos. En Madrid puede haber sorpresas. Incluso aparece Isabel Tocino en los ‘test’.
La exministra Isabel Tocino

La exministra Isabel Tocino – Foto Gtres

José Alejandro Vara

La vida política se centra en el desafío catalán. Pero las elecciones autonómicas se municipales se aproximan. El Partido Popular ha puesto en marcha su maquinaria para comenzar la selección de candidatos que estará cerrada a la vuelta de las navidades, según sospechan en el partido. Aunque el hermetismo que rodea a estas decisiones no permite apenas aventurar nada.

La clave estriba en dar con la fórmula ideal en las plazas donde el partido se juega mucho y las dudas se acumulan. Por ejemplo Madrid, la gran incógnita, símbolo del poder territorial del partido, junto con La Comunidad Valenciana. Nadie suelta prenda, porque nadie sabe nada. En estos lugares tan clave será sin duda la decisión de Rajoy quien finalmente seleccione la fórmula adecuada.

Comienzan los sondeos en provincias

Mientras tanto se efectúan ya los sondeos de opinión para orientar al presidente de cara a tomar la difícil solución. Las encuestas ya se han puesto en marcha, con nombres previsibles y algunas sorpresas. El Ayuntamiento de Madrid es bastión fundamental para el partido. Y gran ayuda para lograr también un triunfo en la comunidad. Una vez despejada la duda sobre la continuidad de Ana Botella, se da por hecho que Esperanza Aguirre es la candidata más destacada. Está pendiente la solución de su singular episodio con los agentes de movilidad de la capital. Los tribunales tienen la palabra pero, en el caso de que todo se desarrolle sin contratiempos, Aguirre figurará como uno de los candidatos más destacados. También aparece la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, con la doble opción de alcaldía y de Comunidad, donde Ignacio González confía en que su gran trabajo resulte recompensado.

Los expertos demoscópicos han introducido algunas variantes que rozan la sorpresa. Se habla de García Escudero, actual presidente del Senado, aunque resultó tocado en el escándalo de los papeles de Bárcenas. Un punto en su contra. Y cuentan que también se ha introducido el nombre de Isabel Tocino, una veterana de la formación, en su tiempo ministra de Medio Ambiente con Aznar y ahora tranquilamente aposentada en el consejo de administración del Santander. Se trata de uno de esos nombres singulares que se introducen en las encuestas para ver orientaciones del electorado. Hay más sorpresas que se irán conociendo.

La victoria del PP tanto en Ayuntamiento como en la Comunidad se da por hecha. El problema es si lograrán los votos suficientes para formar Gobierno. Ahí entra la gran incógnita y también la posibilidad de buscar apoyos en otras fuerzas para conseguir el objetivo. UPyD podría ser una baza importante como punto de apoyo. Dicen en la formación magenta que Rosa Díez no habló con Rajoy sobre este asunto cuando acudió por sorpresa a la Moncloa. Otras versiones difieren, pero ya se verá.

Las encuestas se han puesto en marcha y poco a poco se irá clarificando el escenario. Aunque en última instancia, naturalmente, todo está en manos de la ‘divina providencia’, como ingeniosamente ha bautizado Aguirre al dedo del presidente Rajoy.

 

http://vozpopuli.com/actualidad/50498-el-pp-incluye-a-isabel-tocino-en-sus-encuestas-para-la-alcaldia-de-madrid

 

 

¡READMISIÓN YA!

Cristina Cifuentes apuesta por un candidato ganador con posibilidades reales de vencer(EL MUNDO)

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha apostado hoy por que el PP elija un candidato “ganador” con posibilidades reales de vencer para las elecciones de 2015, aunque a su juicio es más importante que su partido se centre en recuperar la confianza de sus votantes más que en los candidatos.

En declaraciones a Antena 3, Cifuentes ha asegurado que los nueve meses que faltan para las elecciones municipales y autonómicas de 2015 suponen “muchísimo tiempo” y ha instado a preocuparse por lo “importante”, tras preguntas sobre la decisión de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella , de renunciar a ser candidata.

Sobre la futura elección de candidatos, en opinión de Cifuentes, más que la encuestas, lo que “manda” es el sentido común y que el PP presente un candidato “ganador”.

“Sería absurdo que el PP quisiera presentar a alguien que no tuviera posibilidades reales de ganar las elecciones”, ha agregado la delegada del Gobierno, que una vez más ha pedido no estar centrados en ese debate: “Yo digo, a todos esos parados, ¿les importa de verdad tanto si el candidato es uno u otro?”.

Cifuentes, que ha eludido las preguntas sobre sus aspiraciones personales y que es una de las figuras políticas que suena como posible cabeza de cartel a los comicios de 2015, ha asegurado que no conocía la intención de Botella de renunciar a ser candidata y que no había hablado de ello con la alcaldesa, a la que ha calificado como una “buena gestora”.

A preguntas de los periodistas sobre la posibilidad de que la tramitación legal como delito de un incidente de tráfico afecte a las posibles aspiraciones políticas de la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha contestado que no se puede “prejuzgar” este asunto cuando hay un procedimiento judicial en marcha.

http://www.elmundo.es/madrid/2014/09/10/54101999268e3e682c8b4572.html?cid=SMBOSO25301&s_kw=twitter

 

 

 

¡READMISIÓN YA!

Ana Botella: la Puerta del Sol se puede usar para una final de alto riesgo, pero no para manifestaciones (Vozpópuli)

  • Sorpresa e indignación: Ana Botella se mostró partidaria de juntar a las aficiones del Real Madrid y el Atlético de Madrid para la final de la Champions, pero hace unas semanas pedía que se prohibieran las manifestaciones porque la Puerta del Sol es Bien de Interés Cultural (BIC).
Maura de la Peña
Foto: EFE

La Comunidad de Madrid pretendía convocar a las aficiones de Real Madrid y Atlético en la Puerta del Sol. FOTO:EFE

 

La Comunidad de Madrid pretendía convocar a las aficiones de Real Madrid y Atlético en la MAURA DESo

Ana Botella secundó la demencial propuesta de la Comunidad de Madrid de instalar una gran pantalla de vídeo en la Puerta del Solpara que las aficiones del Real Madrid y el Atlético vieran la final de la Champions juntos, algo que motivó la prohibición de una estupefacta Cristina Cifuentes, que en esto del sentido común parece llevar la delantera a los responsables madrileños.

Más allá de que juntar sin más a miles de aficionados con posiciones totalmente enfrentadas al 50% sea un ejercicio de riesgo casi imposible de controlar, conviene recordar que en febrero la alcaldesa se quejó de esas manifestaciones que tanto afeaban la emblemática plaza madrileña.

Para ello, se esgrimió entonces que la plaza era Bien de Interés Cultural (BIC), lo cual facilitó que se prohibieran unas manifestaciones que, en su mayor parte, están promovidas porprogres y perroflautas. Una vez más, el concepto BIC demostró ser tan elástico como fuere menester; véase sino la Operación Canalejas o el Edificio España. Y que sirve para los intereses que sean precisos, incluido ampliar la protección a la sede del PP en Génova.

Pero resulta que si en febrero no valían las manifestaciones, en mayo sí vale un megaencuentro de aficiones rivales. Cifuentes lo abortó, y esta vez no ha sido sólo por la enorme rivalidad que reina entre la alcaldesa y la delegada del Gobierno. En este caso se trataba de una cuestión de lógica, aunque Botella declarara ante las cámaras, encantada, que “estoy segura de que las dos aficiones de Madrid, que son un exponente de cómo son los madrileños, acogedores, dialogantes, se van a portar muy bien”.

Vean, vean las declaraciones ante la prensa, que no tienen desperdicio. Con semejante panorama, Botella parece ponerle la alfombra a Cifuentes en su anhelada carrera por el consistorio.

http://vozpopuli.com/actualidad/43465-ana-botella-la-puerta-del-sol-se-puede-usar-para-una-final-de-alto-riesgo-pero-no-para-manifestaciones

 

¡READMISIÓN YA!

 

Cábalas electorales en la festividad de la Comunidad de Madrid (EL MUNDO)

A un año de los comicios municipales y autonómicos, los partidos mayoritarios escenifican la incertidumbre sobre su futuro político en el Día de la Comunidad.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, junto con el presidente regional,...

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, junto con el presidente regional, Ignacio González, ayer en Sol.BERNARDO DÍAZ

Estaban los que no les llegaba la camisa al cuello, los que caminaban un palmo por encima del suelo, los que tiraban de modestia y los que emplazaban a propios y extraños a verse las caras a finales del año que viene. Las especulaciones, quinielas y cábalas sobre el camino a recorrer hasta las elecciones autonómicas y municipales de finales de mayo de 2015 desbordaron ayer los rincones de la Real Casa de Correos, sede del Gobierno, en el día de la región.

La cita política no tuvo el relumbrón de antaño y ni la ex presidenta regional, Esperanza Aguirre, asistió a la tradicional recepción. Tampoco hubo una gran representación del Gobierno central, más allá de la casi obligada asistencia del ex presidente regional, ex alcalde de Madrid y actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, quien cumplió con las normas que dicta el protocolo y, luego, hizo mutis por el foro.

El ruido electoral tapó las palabras del discursos oficial del presidente de la Comunidad, Ignacio González, que no se hicieron hueco en los corrillos.

Los dos grandes ejes del argumentario del jefe del Ejecutivo autonómico giraron en torno a la unidad de España y a la consolidación de la recuperación económica. «En Madrid no cabe un proyecto identitario que no sea el de todos los españoles. Es incompatible con esta región y con el compromiso permanente de los madrileños con la unidad de España y con la hermandad entre los españoles», dijo.

Con respecto a la economía, decidió tirar de optimismo par retratar la situación actual. «Madrid mira al futuro con ánimo de prosperar, confiados en que la recuperación ha venido para quedares», precisó.

Las palabras de González estuvieron arropadas por los responsables políticos más destacados de la región: la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes; los líderes de la oposición parlamentaria y municipal… La eurodiputada, Pilar del Castillo, se dejó ver por la Real Casa de Correos y no sentó nada bien en el Ejecutivo autonómico que la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, acudiese a Madrid el día de la región y no asistiese a la recepción oficial.

Díaz fue la invitada estrella ayer por la tarde en la particular fiesta que organizan los socialistas madrileños para tener su espacio más allá de los eventos institucionales. «Es una descortesía institucional no haber venido», precisaba molesto un destacado miembro del Ejecutivo autonómico, pero en un tono que parecía no albergar la más mínima sorpresa por ese comportamiento.

La única componente del Gobierno regional que no asistió a la recepción oficial fue la consejera de Empleo, Turismo y Cultura, Ana Isabel Mariño, que acudió en representación de la Comunidad a los actos del 2 de Mayo organizados en Móstoles.

Si hay algo en lo que coincidieron los asistentes a la Real Casa de Correos es en que cada partido tiene sus cuentas que resolver. En el PP no se sabe qué personas encabezarán los carteles electorales a la Comunidad y al Ayuntamiento. González ya ha dicho que quiere repetir y Botella es más partidaria de tirar de la sutileza de los gestos para decir lo mismo -ha anunciado la eliminación de la tasa de basuras y los parquímetros fuera de la M-30-.

Por lo que respecta a la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, su presencia fue ayer más discreta que en su última recepción en Sol, cuando, tras su accidente de moto, concitó el interés de todos el Día de la Constitución. Eso sí, en su en torno no podían disimular cierto escozor por no haber sido invitada a la firma del acuerdo sobre la Cañada Real. «No querían que apareciese en la foto», señalaban.

En las cábalas sobre el resultado de las próximas elecciones europeas, se daba por seguro que si el PSOE pierde frente al PP, Ferraz se convertirá en un avispero del que Alfredo Pérez Rubalcaba no saldría muy bien parado, Ante ese escenario, se cree que su amigo, el portavoz municipal, Jaime Lissavetzky, no contaría con demasiadas papeletas para encabezar la candidatura para disputar la capital. Las dudas sobre la sintonía del electorado de Tomás Gómez con él, sigue siendo una cuestión que sólo se resolverá en las urnas.

Por lo demás, el coordinador de IU, Eddy Sánchez, y su portavoz en la Asamblea, Gregorio Gordo, insistían en defender su proyecto, como algo independiente del PSOE. Mientras, el portavoz de UPyD, Luis de Velasco, se quejaba del «sobredimensionamiento» de la celebración y arrojaba balones fuera al ser preguntado por los afectos de su grupo.

————————————————————————————————————————————————————————-

De Rouco Varela a David Muñoz

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, entregó las medallas de Oro de la Comunidad al Museo del Prado y al cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela. De este último dijo que se le galardonaba «en reconocimiento a la labor de quien ha sido referencia intelectual y espiritual de los millones de madrileños para quienes la Iglesia católica es una parte esencial de sus vidas. Asimismo, se dio las medallas de Oro de la Comunidad a título póstumo, al que fuera entrenador de la selección española de fútbol Luis Aragonés, y al ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez. El Ejecutivo autonómico otorgó, además, la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo al cocinero David Muñoz, creador de Diverxo, único restaurante de la Comunidad de Madrid con tres estrellas Michelín- ; al director de teatro y miembro de la Real Academia Española José Luis Gómez; al Hotel Ritz -primer hotel de lujo de la capital que este año celebra sus 104 años- y a la Fundación Juan March, por su labor de más de 60 años para promocionar la cultura. También fueron galardonados jefe del servicio de traumatología de la Clínica Cemtro de Madrid, Pedro Guillén. Se ha sido reconocido su larga trayectoria. De igual forma, el Padre Ángel, Fundador de la Asociación Cruz de los Ángeles y de la Asociación Mensajeros de la Paz, por su labor con las personas que más lo necesitan, también ha resultado galardonado. Posteriormente, se desarrolló la recepción oficial. J. G. T./ M. B

Progre de pacotilla, retrógrado por convicción

  • ¿Cómo no va a defender a quien él colocó?
  • Le gusta dar titulares
  • No es el rey del mambo de presidencia
  • Tiene que seguir conquistando a la caverna
  • Busca contentar al “marido de…”
  • …Todo ello porque se prepara para asaltar la Moncloa!!!

Gallardón respalda en público a Botella pese a las dudas internas del PP

  • El ministro de Justicia defiende que sólo ella puede ser candidata en 2015
  • El exalcalde celebra que haya podido “equilibrar” las cuentas que él dejó

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), ha defendido públicamente este jueves a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella (de su mismo partido), a la que llevó consigo al Ayuntamiento en 2003, cuidó y formó en la política activa durante casi nueve años, y dejó al frente de la alcaldía cuando él se mudó al Gobierno sin mirar atrás, tras la victoria electoral de Mariano Rajoy en noviembre de 2011.

Gallardón ha asegurado durante un acto en el que participaba junto a Botella, que consideraría “inexplicable pensar en otra persona” que no fuera ella para encabezar la candidatura municipal madrileña en mayo de 2015. “Esta ciudad tiene la mejor alcaldesa que puede tener. En una situación muy difícil, no sólo ha sabido poner al Ayuntamiento en la línea de liderazgo, sino que además ha sabido equilibrar las cuentas y convertir esta Administración en modélica”, ha añadido.

Resulta paradójico porque esa situación “muy difícil” a la que hacía referencia Gallardón la ocasionó el mismo, cuando aumentó la deuda municipal por encima de los 8.000 millones de euros con su ambicioso programa de inversiones públicas, y dejando varias empresas municipales al borde de la quiebra. Así, el mérito que le ha atribuido hoy a Botella ha sido precisamente enderezar unas cuentas que, según su razonamiento, el mismo desequilibró.

Por lo demás, las declaraciones públicas de Gallardón merecen un crédito relativo por dos motivos: en primer lugar, cuando era aún alcalde, repitió durante meses que su única ambición era seguir siéndolo, pese a que cuando se presentó a la reelección en mayo de 2011 ya sabía que, en caso de ganar Rajoy, él se iría al Gobierno.

Esa reiteración la explicó él mismo en un pleno celebrado en octubre de 2011, apenas un mes antes de su marcha. “27 veces me lo han preguntado a mí, 36 a la señora Botella”, dijo, en referencia a las dudas de oposición y periodistas sobre sus futuros políticos: “Mi respuesta es que no tengo prevista cosa distinta que terminar mi mandato como alcalde de Madrid”. Y añadió una clave fundamental para cerrar su respuesta: “Yo he cumplido mi palabra absolutamente siempre, precisamente porque mido mis palabras”.

El segundo motivo es que el propio Rajoy ha estado sondeando a sus ministros y altos cargos sobre quién debería candidato en Madrid en 2015, y hasta algunos aparentemente fieles a Botella o su marido, el expresidente de Gobierno José María Aznar, han reconocido que sóloEsperanza Aguirre aseguraría la capital.

Aquí el debate entra en tierras muy trilladas ya, pero en la que ha germinado esta semana una nueva corriente de opinión subterránea (los políticos se lo dicen en privado a los periodistas, y estos lo publican sin obligarles a dar la cara) que explica el hecho de que Gallardón haya salido hoy a la palestra a defender a Botella.

Lo ya conocido es que en el PP existe consenso en que Botella perdería las elecciones. Las encuestas así lo demuestran: los datos de Metroscopia publicados por EL PAÍS a finales de 2013 mostraban que PSOE e IU podrían gobernar en solitario, sin necesidad siquiera de pactar con UPyD.

A partir de esa certeza, han brotado como posibles alternativas la propia Aguirre o la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes. La primera ha reiterado con tanta insistencia como Gallardón en su día que no está en sus planes ser alcaldesa pero que hará lo que su partido le pide. Aguirre y Gallardón se aborrecen, una relación que no es mucho mejor entre la expresidenta de la Comunidad de Madrid hasta 2012 y aun presidenta del PP madrileño y el propio Rajoy. Cifuentes ha entonado el mismo canto, pero dejando entrever que no es por falta de ambición sino porque “aún queda mucho”.

¿Para qué queda mucho? Para que el Comité Electoral  Nacional del PP decida quiénes serán los candidatos, es decir, para que Rajoy, tras conocer las encuestas internas al respecto, elija los nombres a finales de este año o inicios del que viene.

Aguirre, sin embargo, ha decidido no quedarse sentada a esperar y ha defendido que debe ser el PP madrileño, que ella controla férreamente, quién proponga esos candidatos para que luego sencillamente sean sancionados por la dirección nacional. O sea, que ella decida y Rajoy apruebe. Incluso ha llegado a criticar veladamente el dedo elector de Rajoy, pero no en contraposición de un sistema de primarias como el socialista sino, presumiblemente, frente a su dedo elector.

Apenas unas horas después de que hablara Gallardón, el portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, ha expresado su “máximo respeto” por las palabras del ministro, pero ha añadido que, “más allá de opiniones”, “la línea a seguir” es la que señalan los estatutos del PP: el partido en Madrid propone y el partido nacional designa.

En este mar de fondo, el diario Abc publicó el lunes que Gallardón apoyará a Aguirre en caso de que Botella no quiera ser candidata. El miércoles, el diario El Mundo concluía que Gallardón “se aleja” de Rajoy, tras quedarse “en tierra de nadie” por su gestión al frente de Justicia (fundamentalmente, con la ley del aborto), y se echa a los brazos de Aguirre, que “está dispuesta a acoger en sus brazos a los descarriados”. Este jueves, Gallardón ha aprovechado un acto público para reafirmar su apoyo a Botella por encima de Aguirre, eso sí, a preguntas de los periodistas tras esta polémica y con la interesada delante.

¿Y Botella qué opina de todo esto? La alcaldesa calla y observa atónica una lucha que, desde su punto de vista, sólo hace puede hacer daño a su partido. Ella quiere seguir en la alcaldía, que cada vez le gusta más y en la que cada día se siente más segura (tanto si acierta como si yerra). Pero ha evitado decirlo en público. Hacerlo le cerraría una salida honrosa en caso de que Rajoy le pidiese que diera un paso atrás. Y pondría en una situación más complicada al propio Rajoy (que, en caso de elegir a otro aspirante, estaría matándola en público, con todo lo que eso significa dentro de un partido en el que Aznar sigue siendo para muchos el referente político). Y al resto de posibles candidatos, que ya no estarían mariposeando en abstracto sino enfrentándose a la alcaldesa.

Pero Botella calla, pese a saber que, con todas estas maniobras, lo que se está haciendo es invitarla a renunciar, a marcharse, a tirar la toalla. Y mientras ella calla, las encuestas hablan. O, al menos, el PP habla de las encuestas.

En Madrid, la que anda en boca de muchos ahora otorga un malísimo resultado a Botella y uno mejor a Aguirre, pero no lo suficientemente bueno como para gobernar con mayoría absoluta. Ese es otro cabo suelto: ¿se arriesgará Aguirre a presentarse si no está segura de ganar? Datos de Cifuentes no se cuentan en esta encuesta municipal fantasma. Quizá porque por ella se pregunta de cara a las elecciones autonómocas, que se celebran el mismo día y ante las que el actual presidente de la Comunidad, Ignacio González, tampoco las tiene todas consigo. Pero esa sí que es otra historia. O quizá es la misma.

http://politica.elpais.com/politica/2014/03/06/actualidad/1394112157_378467.html