Aguirre no afronta la derrota (EL MUNDO)

  • Dos semanas después de las elecciones aún no ha convocado al Comité de Dirección del PP para analizar los resultados

Esperanza Aguirre bebe un trago de una botella de agua de plástico...

Foto: Bernardo Díaz

JAIME G. TRECEÑO

Al día siguiente o a los dos días de la resolución de las elecciones los partido políticos reunieron a sus órganos de gobierno a nivel nacional y regional para analizar los resultados: reconocer aciertos y errores y aportar soluciones. Pero el PP de Madrid de Esperanza Aguirre no.Dos semanas después de que tuviesen lugar los comicios, la presidenta de los conservadores madrileños aún no ha convocado al Comité de Dirección -órgano nuclear de decisión-. Es más, el martes 26 de mayo anunciaba que se reunía en Génova con sus concejales. Posteriormente, comparecía ante los medios y aseguraba que habían tratado el asunto de los resultados como si fuese competencia de ellos. Formalmente, ese encuentro nada tiene que ver con el funcionamiento interno del partido.

La mayoría de los dirigentes que forman parte de ese Comité de Dirección son de la confianza de Aguirre, aunque eso no quiere decir que no hayan sufrido en sus carnes el desgaste de su proximidad.Los resultados han provocado que buena parte de ellos, ya sean cercanos a Cifuentes o no, hayan comenzado a tomar posiciones.

Y es que, las últimas declaraciones de la ‘lideresa’ no han ayudado mucho a trasladar una imagen de serenidad. Tan es así que fuentes populares entienden que se ha podido «pasar de frenada» lo que, a su entender, explicaría por qué lleva desde el pasado viernes sin decir esta boca es mía en público.

Esperanza Aguirre comparecía la noche electoral con la cara hasta los pies, pero azuzando los resultados de palabra. Se presentaba como la vencedora de los comicios, como si realmente aún quedase mucha tela por cortar de cara a la investidura del nuevo alcalde. Sabía que la suma de los votos de PSOE y Ahora Madrid le arrebataba el bastón de mando con el que muchos de su en torno, y ella misma contaba.

Dos días después, lejos de atemperar sus ánimos insistió en la estrategia, en una especie de huida hacia delante que la llevó proponer un frente político contra Ahora Madrid por entender que quería acabar con la democracia. Sorprendentemente, al día siguiente, se olvidaba de ello y proponía un Gobierno municipal de concentración en el que entrasen todos los partidos. Eso sí, al frente no estaría la cabeza de lista de Ahora Madrid, Manuela Carmena.Finalmente, rizaba el rizo al desdecirse de esta última propuesta.

La ‘lideresa’ lleva desde el pasado viernes sin decir esta boca es mía

«Cada una de sus declaraciones sólo han servido para constatar lo lejos que está de asumir los resultados. No percibe su nueva situación. Al no conseguir el Ayuntamiento, no tener el poder de ninguna Administración que la respalde y su poder se desvanece», precisan fuentes populares.

Hay quien explica la no convocatoria del Comité de Dirección como una forma de dar por sentado una «política de hechos consumados».«Ella ya ha soltado el ideario. Ha realizado su propio análisis y todos lo tenemos que asumir como si fuese algo colectivo», precisan.

Los últimos hechos tampoco han ayudado mucho a fortalecer su figura. Ni ella, ni el número 2 del PP de Madrid, el presidente autonómico Ignacio González, han realizado declaración alguna por la imputación en la ‘operación Púnica’ y dimisión del consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, y de la consejera de Educación, Lucía Figar. En el partido comparan estos hechos con los que tuvieron lugar el 27 de octubre de 2014 cuando Aguirre se puso al frente de la manifestación contra los alcaldes populares detenidos e imputados en Púnica y establecen una clara diferencia.

En el PP de Madrid entienden que es cuestión de tiempo que Aguirre deje las riendas en favor de Cifuentes, si finalmente es presidenta regional, u otra persona designada por la dirección nacional. La candidata regional del PP tiene sobre su cabeza el baldón de su número 7, Álvaro Ballarín, que está pendiente de que la Fiscalía recurra o no el archivo de su causa por prevaricación.

Eso sí, las fuentes consultadas ven muy poco probable que Rajoy imponga una gestora antes de las elecciones generales de noviembre, ya que «corre el riesgo de que se le incendie el partido: Valencia, Baleares, Castilla-La Mancha…»

http://www.elmundo.es/madrid/2015/06/06/5571ea66e2704e4f518b4588.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s