Botella deja Valdemingómez sin director, con un concurso amañado por constructoras, otro sin cerrar y en pérdidas (Sabemos digital)

Ana Tudela

Gallardón ideó en 2005 un macroproyecto para obtener gas de las toneladas de basura que produce la ciudad de Madrid y con él generar electricidad, dar luz a hogares y energía a autobuses de la EMT. Tras unos costes en la construcción de tres nuevas plantas de generación y tratamiento del gas de 78 millones de euros (un 54% por encima de lo licitado) y tres años de preexplotación concedidos sin concurso ni publicidad que costaron otros 42 millones, ACS, FCC, Sacyr y Ferrovial amañaron el concurso para repartirse la gestión hasta 2026. Las plantas de biogás, que ahora vierten a la red de Enagás la mayor parte de su producción, no han superado aún los 2 millones de euros de ingresos al año.

La cáscara de la naranja con la que se ha hecho el zumo esta mañana, el tetra brik de leche que ha arrugado y metido en la bolsa de los envases después de cortar el café y el cartón de los cereales acabarán en Valdemingómez, el gigantesco complejo en el que se gestiona la basura de la ciudad de Madrid (además de la de Rivas Vaciamadrid y Arganda) desde 1978, cuando empezó a funcionar el antiguo vertedero, ya sellado. Una macroestructura perteneciente al Ayuntamiento de la capital que creció a lomos de una buena idea: gestionar los residuos para reciclar todo lo posible por un lado, y generar abono y energía mediante el tratamiento de la basura orgánica por otro.

Desde aquella idea original al día de hoy, al Parque Tecnológico de Valdemingómez, como se llama el complejo, le ha pasado casi de todo: un alcalde como Alberto Ruiz Gallardón, tendente a sobredimensionar los proyectos, que decidió en 2005 sacar a concurso la construcción de tres plantas nuevas de transformación de la basura en gas; un concurso en el que participaron algunas de las grandes constructoras españolas, que Competencia demostró que fue amañado; una mala planificación y cambios sobre la marcha que fueron disparando los costes. Solo le faltaba un cambio en la regulación energética por parte del Gobierno del Partido Popular que ha convertido en complicada por no decir ruinosa la fórmula de generación de electricidad que fue la idea original de las nuevas plantas de Valdemingómez.

El próximo Gobierno del Consistorio, que los pronósticos de posibles pactos apuntan que estará liderado por la jueza Manuela Carmena, tendrá que lidiar con la situación y para ello no contará ni tan siquiera con un máximo responsable de Valdemingómez al que dirigirse a la hora de organizar el plan futuro. La directora general del Parque Tecnológico, ex directora en realidad, Myriam Sánchez Porcel, abandonó el barco poco antes de celebrarse las elecciones. Su cese fue aceptado con fecha efectiva del pasado 1 de mayo.

Artículo completosabemosdigital

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s