El hoyo de Castellana, al juzgado (EL MUNDO)

  • Las obras paralizadas del Centro Internacional de Convenciones llegan a los tribunales
  • FCC y Acciona reclaman por vía civil al Ayuntamiento de Madrid 17 millones adicionales
  • El Área de Urbanismo asegura que las empresas no han sufrido daños y perjuicios

Obras paralizadas del Centro Internacional de Convenciones que se iba...

Obras paralizadas del Centro Internacional de Convenciones que se iba a construir en la Castellana. R. CÁRDENAS

Marta Belver

El sol que nunca se pondría en Madrid, ideado por el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, ha acabado en los tribunales sin haber llegado a lucir. El Juzgado de Primera Instancia nº56 va a ser el árbitro que dirima la guerra abierta entre el Ayuntamiento de la capital y la UTE concesionaria de las obras inacabadas del Centro Internacional de Convenciones por las cuentas pendientes del proyecto fallido.

El Área de Gobierno Urbanismo y Vivienda sostiene que el dinero que le adeuda a FCC y Acciona, las empresas adjudicatarias de la construcción del edificio, es de 14 millones de euros. Esta cantidad se sumaría a las facturas por valor de 23 millones de euros abonadas desde que comenzaron los trabajos en noviembre de 2008 hasta ahora (serían 37 millones de euros en total).

El desfase con el dinero que, a su vez, está reclamando la UTE por la vía civil es más que abultado: el cálculo de las compañías es que el coste de los trabajos ya realizados es de 48 millones de euros y que, además, tienen derecho a una indemnización de casi seis millones de euros «por daños y perjuicios». En números redondos, 16.809.818 euros más de lo que están dispuestos a ‘acoquinar’ en el Palacio de Cibeles.

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid desconocían hasta ahora este procedimiento judicial abierto por el agujero junto a las Cuatro Torres. El coordinador General de Gestión Urbanística, Vivienda y Obras, Juan José de Gracia, ha desvelado esta semana su existencia en sede municipal ante una pregunta formulada por el PSOE, que ya ha solicitado formalmente que se le remita el expediente relativo a la reclamación formulada por FCC y Acciona. Las empresas han preferido no hacer declaraciones al respecto.

«Nuestra sorpresa, que es la misma que nos llevamos con la reclamación de los 32 millones por las obras de la Caja Mágica, ha sido enterarnos que se están dirimiendo en los tribunales nada menos que 48 millones de euros y no los 13,4 millones que figuraban como pendientes en la memoria de cuentas de Madridec [la empresa pública de la que dependió el proyecto hasta su disolución en diciembre de 2013», explica el edil socialista Gabriel Calles.

Paralización por la crisis

Gallardón decidió aplazar las obras del Centro Internacional de Convenciones por la crisis económica antes de marcharse al Ministerio de Justicia. Para entonces, lo único que se había hecho había sido horadar el suelo para la construcción del parking del inmueble, diseñado con forma de esfera, 70.000 metros cuadrados de superficie y una altura de 10 plantas.

El agujero varado en el que se quedó atascado el proyecto es lo que ha llevado ahora al Ayuntamiento de Madrid y a la UTE a los tribunales. Entre la documentación que el Área de Urbanismo y Vivienda ha aportado al proceso judicial está un informe de la sociedad mercantil Intemac S. A. que alega «la inexistencia de daños y perjuicios» a FCC y Acciona por la paralización de las obras y perita los trabajos realizados en 37 millones de euros. La «ejecución material» del proyecto en su conjunto se había presupuestado en 63 millones de euros.

Una ‘segunda vida’

Las consecuencias de la resolución de este conflicto judicial, en todo caso, las heredará el partido que tome el mando del Palacio de Cibeles después del 24 de mayo. El nuevo equipo de Gobierno tendrá que gestionar también la ‘segunda vida’ de la malograda parcela: la actual alcaldesa, Ana Botella, ha decidido enterrar definitivamente la idea original y sacar a concurso la explotación del terreno para que una empresa privada le dé un uso alternativo.

«Hemos estado cuatro años tratando de ver si había algún interés [en la construcción de un Centro de Convenciones] por parte de Ceim, el sector hotelero y el sector turístico, pero no existe ese interés», asegura Juan José de Gracia.

A Gabriel Calles le sorprende que en el Ayuntamiento de Madrid se llegue ahora a esta conclusión después de haber invertido, según sus cálculos, «más de 50 millones de euros» en cavar un hoyo: «Esto es, lo que en el lenguaje común, se conoce como despilfarro».

Un juez será el que determine ahora si la factura de ese proyecto fracasado se alarga aún más, como la sombra de ese ‘sol’ artificial que nunca llegó a salir.

http://www.elmundo.es/madrid/2015/03/26/55148631ca47411e308b456b.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s