‘Si luchas por algo y tienes en quien apoyarte, sales adelante’ (EL MUNDO)

  • La protesta incansable de 6 de los 25 despedidos de Madridec acaba con su readmisión
  • Quince se incorporarán a Madrid Destino y 10 al Ayuntamiento antes del 9 de febrero
Protesta de los trabajadores de Madridec despedidos frente al Palacio...

Protesta de los trabajadores de Madridec despedidos frente al Palacio Municipal de Congresos. ANTONIO HEREDIA

MARTA BELVER Madrid

Durante el último año y medio no habían dejado de asistir ni a una sola Comisión de Las Artes ni a un Pleno del Ayuntamiento de Madrid, que se celebran mensualmente. Llegaban ataviadas con camisetas del color de la esperanza, se colocaban disciplinadamente entre el público y, si se hablaba de lo suyo en la sesión, se levantaban de la silla sujetando carteles de «Readmisión» hasta que el presidente les pedía que se sentaran para que no tuvieran que ser desalojadas. Ha sido una protesta lenta y silenciosa que se rompió el 26 de noviembre con gritos de alegría incontenible.

La alcaldesa Ana Botella acababa de anunciar que se iban a iniciar los trámites para la recolocación de los 25 trabajadores despedidos tras la disolución de la empresa pública Madridec. A las seis mujeres que han sido la cara visible e infatigable de esa reivindicación laboral, que, cómo no, permanecían en la grada de invitados del Palacio de Cibeles, se les quitaba con esas palabras una tremenda losa de encima.

«Sólo los que lo hemos pasado sabemos lo que ha sido esto. Ha habido situaciones límite. A los que seguían teniendo paro se les acababa ahora en mayo. La incertidumbre ha sido muy fuerte. Pero también ha habido experiencias buenas. La lección que nos llevamos es que si luchas por algo y tienes en quien apoyarte sales adelantes», resume una de las ‘guerreras’, como se llaman a sí mismas, en nombre del grupo.

Después de la tragedia del Madrid Arena, el Ayuntamiento de la capital decidió fusionar Madridec (la empresa municipal que gestionaba el recinto en el que se hizo la fiesta de Halloween) con otras dos compañías públicas, Macsa y Madrid Visitors & Convention Bureau. La mayoría de sus trabajadores se incorporaron al ente resultante, Madrid Destino, y el resto pasaron a depender directamente Consistorio, salvo 25 personas, que fueron despedidas en abril de 2013.

Diez meses después, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) anulaba ese ERE por «no estar ajustado a derecho» y porque las cuentas económicas de la empresa extinta que se presentaron para justificarlo «no expresaban su imagen real». Pese a todo, el Gobierno municipal decidió recurrir la sentencia. Y ellas siguieron colocándose ese disfraz verde tan poderoso para sus ánimos desfallecidos como la ‘kriptonita’.

Así hasta que Ana Botella dijo el 26 de noviembre que la «delicada situación financiera y presupuestaria» que heredó había pasado «gracias al esfuerzo de todos los madrileños». «Ante este nuevo marco de estabilidad y solvencia se hace más evidente el acierto de la creación de la empresa pública Madrid Destino dentro del Plan de Reestructuración del Sector Público Municipal (…), cuya creación debo recordar que todos los grupos de la oposición rechazaron». Y después la noticia que rompió la protesta silenciosa: «Quiero anunciar que vamos a iniciar el procedimiento de readmisión de estas 25 personas».

Diez de ellas se incorporarán al Ayuntamiento de Madrid y otros 15 a la empresa resultante de la fusión, según los preacuerdos que ya han recibido los afectados. La fecha límite para su vuelta al trabajo es el 9 de febrero. Ése será el punto final a una reivindicación laboral improbable, tanto por las limitadas dimensiones de la plantilla como por los escasos medios de presión a su alcance, por no hablar del desgaste emocional.

«Aparte del trabajo de los sindicatos en la presentación de la demanda, tenemos que agradecer mucho a los grupos de la oposición, especialmente al PSOE e IU, que estuvieron ahí desde el primer día. No se han cansado de llevar a la Comisión y al Pleno una y otra vez nuestro tema», concluyen agradecidas las ‘guerreras’, que, ahora sí, podrán dejar sus camisetas verdes en el armario.

 

http://www.elmundo.es/madrid/2015/01/11/54b2ce29e2704ef5278b457e.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s